De las fascias podemos decir lo mismo que de las brujas.

De las fascias podemos decir lo mismo que de las brujas…: 
«No hay que creer que no existan; no hay que decir que no existen» 

Os invito a que experimentéis a integrar la visión global del movimiento que se puede lograr a través de la comprensión de la red de tejido conectivo, de la organización fascial y de la respuesta de la matriz viva de nuestro organismo a cada gesto.

Aunque cada vez contamos con más evidencia anatómica sobre las fascias, es cierto que aún queda mucho camino por recorrer para poder explicar sus verdades fisiológicas y poder responder a esas dudas que surgen ante ciertos trabajos de liberación y/o inducción fascial.

No hay que temer, no hay que crear un «compendium maleficarum» como aquel que Francesco Maria Guazzo escribiera allá por 1608 describiendo las ceremonias necesarias para poder participar en un «akelarre».

Si buscamos paralelismos, podría ser una sesión de autoliberación miofascial solo o en grupo, llamémosla «mio-akelarre-fascial» (a poder ser en círculo dándonos la espalda y pasándo los materiales como pelotas, foam rollers, rodillos desentumecedores, y un largo etcétera, de derecha a izquierda para que se pareciera más, jeje).

Bromas aparte, son la incomprensión, el desconocimiento, y en definitiva el miedo quienes inician toda caza de brujas y esto hace que muchas personas, deportistas (profesionales, amateurs o gente fitness) de todas las edades no lo practiquen por el tan famoso: «qué dirán».

Os invito a abrir los ojos para ver más allá, añadiendo esta forma de entender el movimiento a lo que ya existe y poder responder mejor a la realidad de cada individuo.

Dando color a la vida, dando color a la anatomía

Rainy days are coming and I can feel people getting angry.
For me, it’s a perfect time to read and study.
My tip for not getting angry with bad weather is really easy: think that everything can change giving some colors to the life and to the anatomy I study.

So.., enjoy this rainy weekend and create your own rainbows.
———————————
Llegan los días de lluvia y noto que la gente se enfada. Para mi es un tiempo perfecto para leer y estudiar.

Mi truco para no enfadarme o entristecerme cuando hace mal tiempo es realmente simple: piensa que todo puede cambiar dando dando color a la vida y a la anatomía que estudio.

Ahora, disfruta de este fin de semana lluvioso creando tus propios arco iris.

Receta del «ejercicio ideal»

RECETA DEL «EJERCICIO IDEAL«:

  1. Seleccione los mejores movimientos.
  2. Utilice para ello los mejores productos del mercado.
  3. Haga el ejercicio según los consejos del profesional que se lo recomendó.
  4. Repita* el ejercicio siguiendo las indicaciones del profesional que se lo recomendó (*recuerde que la constancia es muy importante).
  5. A estas alturas, ya debería sentirse mucho mejor teniendo en cuenta que está realizando el «ejercicio ideal».


Si no le funciona, siga leyendo…

Consejos para conseguir que el «EJERCICIO IDEAL» funcione:

Cuando realizamos un ejercicio, es muy importante darle su tiempo.

Por muy bueno que sea el ejercicio que vamos a realizar, sus efectos cambiarán completamente en función de la forma en que lo ejecutemos.

Debemos pensar que todo movimiento o acción corporal desencadenará una serie de estímulos fisiológicos que variarán de extremo a extremo en función de cómo lo realicemos.

Al explicar esta idea aplicada a los trabajos con foam roll, pelotas y/o técnicas de autoliberación, me gusta compararlo con un caso que todos hemos vivido alguna vez al cocinar.

¿Qué ocurre cuando tienes poco tiempo para preparar la comida y hay que pochar la cebolla en cinco minutos?. Puedes arruinar la receta si por las prisas intentas que la cebolla se poche más rápido subiendo el fuego al máximo…, y mira que le hemos oído veces y veces entre chiste y chiste a Arguiñano eso de «…ahora, pochamos a fuego lento y …».

Pues para el ejercicio es lo mismo, puedes tener los mejores ejercicios (cebollas), pero si los haces rápido y con prisas (cocinar con el fuego al máximo cuando debe hacerse a fuego lento), tan solo conseguirás arruinar sus efectos (quemar la cebolla, adios receta).

Son los tejidos quienes deben guiar el movimiento o ejercicio y no a la inversa.

El próximo día que sólo tengas cinco minutos para hacer tus ejercicios, no los dejes, hazlos, pero recuerda que no importa si haces menos, lo que cuenta es que aquello que haces se adapte a las necesidades de tu cuerpo en ese momento.

Escuhar al cuerpo es respetar al cuerpo, escuchar a TU CUERPO es respetar A TU CUERPO, en definitiva, ESCUCHARTE es RESPETARTE.

Que aproveche tu proximo entrenamiento.

Entrenamiento de fuerza y mujer, ¡Sí gracias!

Cuando las mujeres pensamos en ejercicio, la mayor parte lo hace en términos de ejercicio cardiovascular, mirando de reojo el entrenamiento de fuerza.

¿Qué pasa cuando nos acercamos al periodo perimenopausico?. Los cambios y desequilibrios hormonales empiezan a hacerse notar y el aumento de peso pasa a ser el factor común de la ecuación de este periodo. Se tiende a pensar que el ejercicio «cardio» es lo más adecuado, siendo esta una idea equivocada.

¿Por qué entrenamiento de fuerza?. Este tipo de entrenamiento, aumentará nuestro metabolismo basal (piensa que el músculo necesita energía para vivir, y por lo tanto consume más calorías), es decir, no solo quemarás calorías mientras entrenas, también lo harás después, mientras descansas.

Súmale al entrenamiento de fuerza, un estilo de vida saludable, una buena alimentación, hidratación, descanso y sol para favorecer la tendencia que tiene nuestro cuerpo hacia la homeostasis. Así le estarás ayudando, porque nuestro cuerpo también tiende el equilibrio en los periodos de cambio.