Fibroblastos, miofibroblastos y capacidad contráctil de la fascia

La naturaleza y morfología dendrítica de los fibroblastos les permite cambiar de forma y desplazarse por la red fascial como respuesta a los cambios de tensión en el tejido.

Las fuerzas mecánicas pueden influencia a los fibroblastos,  de forma que estos modifiquen sus propiedades físicas y químicas como resultado de pequeñas perturbaciones en el organismo (leamos aquí desequilibrios funcionales, no solo estructurales, que alejan al cuerpo humano de un estado de equilibrio u homeostasis). Esto supone cambios en la composición de la fascia en cualquier momento, cambios en el sistema fibroso dependientes del estrés al que le someta la persona a lo largo de la vida.

Hay que resaltar aquí la existencia de un tipo especial de fibrocitos, más conocidos como miofibroblastos que tienen la capacidad de cambiar para poder unirse así a la red fascial, o mejor dicho miofascial. Gracias a las integrinas (glicoproteínas que conecta el citoesqueletio de la célula a la matriz extracelular) son capaces de contraerse (a ritmo LENTO, como lo hace el músculo liso) y por ende, siempre que se den las condiciones adecuadas la fascia se contrae con las consecuentes restricciones asociadas.

Como os indicamos en este post sobre la plasticidad de la fascia:

“La viscoelasticidad de los tejidos blandos, y por ende las propiedades viscoelásticas de la fascia conllevan una serie de cambios que podemos apreciar tanto a nivel global (llamémoslo efectos macroscópicos), como local (entendamos aquí efectos microscópicos).”

La plasticidad de los tejidos, concretamente de nuestro sistema fibroso, permite un cambio en la consistencia de la sustancia amorfa de la matriz extracelular. Hablamos aquí de estímulos que hacen que la MEC se hidrate, es decir, que cambie su consistencia de un estado sólido gelatinoso a uno más fluido…”

Plasticidad fascial

Teniendo en cuenta que la vida media de las fibras de colágeno es de 400-500 días mientras que la de la sustancia amorfa es de aproximadamente 48 – 196 horas (2-8 dias), la constancia en la aplicación de los estímulos sobre nuestra red fascial es la respuesta a por qué la práctica regular de las técnicas de liberación miofascial funcionan tanto en el rendimiento del deportista o ama de casa como en la prevención de lesiones, regeneración de tejidos y recuperación funcional de la persona.

Postura, respiración y pH…

Hoy en día vivimos clavados en nuestros asientos, esclavos del teclado y sometidos a unos niveles de estrés cada vez más grandes. Este estado nos “hunde” sobre el compartimento abdominal, donde encontramos un asiento visceral muy cómodo para pasar horas y horas. Nos adaptamos, nos acomodamos, y no somos conscientes de los efectos fisiológicos y estructurales que esto supone.

Un hundimiento de la caja torácica va acompañado de una una respiración torácica alta, corta y acelerada, que aumenta la oxigenación y por lo tanto una alcalosis respiratoria debida a un estado de hiperventilación constante.

Un pequeño cambio en el pH (de 7,4 a 7,5) genera grandes desequilibrios como espasmos y dolores musculares (prepara el terreno para la aparición de puntos gatillo en cuello y hombros), o la aparición de infecciones de orina o irritación de las vías respiratorias

Este tipo de respiración alterada supone no utilizar de forma correcta el diafragma (contracciones cortas y rápidas) que  lo debilita y la musculatura intercostal junto con los músculos accesorios de la respiración aumentan su tonicidad lo que nos encierra en un círculo vicioso en el que es necesario recordarle al organismo cómo RESPIRAR.

Continuará….

 

Hasta la próxima entrada ;-)

 

Respiración: anatomía fascial, fisiología y presiones para una ventilación funcional

La respiración sirve para sobrevivir, puede modificar el tono, regular el PH, está relacionada con los sentimientos, está involucrada en la voz, modifica los estados de placer y dolor

 

Si hablamos de respiración tenemos que a diferenciar entre la llamada “respiración bulbar”, una respiración totalmente espontánea, regulada por las variaciones de concentración de los gases del cuerpo (PO2 / PCO2) de tal forma que cuando se se incrementan los valores de PCO2, los quimioreceptores solicitan de forma refleja una inspiración. Cuando solicitamos de forma voluntaria (mediante técnicas corporales que nos ayudan a trabajarlo) una respiración e concreto (voluntario y consciente) hablamos de una “respiración cortical”.

 

La unidad funcional del aparato respiratorio recibe el nombre de ácino respiratorio y la constituye la unidad fisiológica de alveolos y capilares alveolares.

 

Funcionalmente la respiración no acaba en la caja torácica, sino que continua con el abdomen y llega hasta la pelvis. Las relaciones fasciales en el compartimento torácico y su continuidad hacia el cuello, el compartimento abdominal y la pelvis aportan claridad para la comprensión tanto de los procesos fisiológicos como de los cambios y adaptaciones que ocurren durante la respiración normal.

 

Antes de abordar este interesante tema de fascia y respiración considero necesario hacer un pequeño recuerdo anatómico y fisiológico dado que la ventilación pulmonar es el resultado de la interacción entre gradientes de presión, fuerzas mecánicas y las propiedades elásticas de los elementos que constituyen el aparato respiratorio.

 

Respiracion__Anatomia_Fisiologia_Fascia_Presiones_2015.001

 

La ventilación pulmonar es el resultado de la interacción entre gradientes de presión, fuerzas mecánicas y las propiedades elásticas de los elementos que constituyen el aparato respiratorio.

 

Gradientes de presión en la respiración:

 

El término gradiente de presión hace referencia a la diferencia de presión entre dos puntos y en el caso del aparto respiratorio, el gradiente se crea gracias a los movimientos de la caja torácica y el diafragma.

 

El aumento de volumen en el interior del tórax creado durante la inspiración supone una disminución de la presión en el interior de los alveolos (presión alveolar), haciendo posible la entrada de aire a través de las vías aéreas. A esto se le suma la tendencia de la caja torácica a expandirse y de los pulmones a colapsar:

 

  • Por un lado la caja torácica debido a la forma de las costillas, el diafragma y la organización miofascial de los elementos hipaxiales tira hacia el exterior ejerciendo presión negativa (con respecto a la atmosférica) en el compartimento torácico, creándose el flujo de aire del exterior hacia el interior.

 

  • Por otro el que la presión en el interior de la cavidad pleural (presión pleural) es negativa debido a la aspiración continua del exceso de líquido hacia los conductos linfáticos entre la pleura visceral y la pleura parietal, que contrarresta la tendencia de los pulmones a encogerse y ocupar el mínimo espacio, evitando así el colapso de los mismos.

 

Esto pone sobre la mesa el concepto de retracción elástica del sistema respiratorio basado en las diferencias de presiones e íntimamente relacionado con la presión pleural.

 

Respiracion__Anatomia_Fisiologia_Fascia_Presiones_2015.002

 

Para que haya inspiración la presión de retracción debe ser negativa [presión alveolar (-) - presión pleural (- - -) - presión atmosférica (+) < 0]. Al final de la inspiración con el aire que ha llegado hasta los alveolos esa presión es positiva [presión alveolar (+++) - presión pleura (-) - presión atmosférica(+) >0] (Ver imagen más abajo).

 

Durante una respiración normal (relajada), con la simple relajación de los músculos inspiratorios la presión alveolar se eleva por encima de la presión atmosférica con la consecuente salida del flujo de aire hasta que presión alveolar y presión atmosférica se igualen.

 

Respiracion__Anatomia_Fisiologia_Fascia_Presiones_2015.003

 

Para una espiración activa tendremos que puntualizar que es la contracción de la musculatura intercostal y abdominal encargada de apoyar el proceso de espiración la que comprimiendo las vísceras en sentido ascendente, empujará al diafragma hacia craneal para crear la presión positiva, llegando a ejercer una compresión dinámica de las vías respiratorias.

 

Fuerzas mecánicas en la respiración:

 

Los movimientos de la caja torácica y el diafragma ayudan a crear el gradiente de presión necesario para la ventilación pulmonar. Para ello, la caja torácica es a la vez rígida y flexible: rígida para cumplir con su rol de protección de órganos vitales y servir de punto de anclaje a diferentes músculos; y flexible para ayudar con sus movimientos al gesto respiratorio.

 

Los movimientos de la caja torácica y el diafragma ayudan a crear el gradiente de presión necesario para la ventilación pulmonar. Para ello, la caja torácica es a la vez rígida y flexible: rígida para cumplir con su rol de protección de órganos vitales y servir de punto de anclaje a diferentes músculos; y flexible para ayudar con sus movimientos al gesto respiratorio.

 

Anatómicamente la estructura de la caja torácica presenta una serie de elementos y características que le aportan tensión elástica:

 

  • Forma de cono con abertura superior para la comunicación con el cuello y las extremidades superiores y abertura inferior donde se localiza el diafragma.

 

  • Unos componentes óseos cuya morfología está íntimamente relacionada con la función respiratoria, de tal forma que cualquier problema o desequilibrio funcional en las  más de 100 articulaciones que los relacionan va a afectar a la respiración (104 articulaciones para ser exactos a destacar: 12 articulaciones intervertebrales, 24 articulaciones costovertebrales, 24 articulaciones costotransversas, 20 articulaciones costocondrales, 14 articulaciones esternocostales, 6 articulaciones intercondrales, 1 articulación manubrioesternal, 1 articulación xifoesternal y 2 articulaciones esternoclaviculares).

 

  • Los tejidos conectivos asociados como ligamentos, cápsulas articulares y fascias en los que pueden aparecer dominancias y/o competitividad en la búsqueda de la autoestabilización junto con los patrones restrictivos asociados.

 

Respiracion__Anatomia_Fisiologia_Fascia_Presiones_2015.004

 

CONTINENTE TORAX:

 

  • Costillas
  • Esternón
  • Vértebras torácicas
  • Músculos intercostales
  • Músculo transverso del tórax
  • Diafragma
  • Fascia endotorácica

 

CONTENIDO TORAX:

 

  • Pulmones
  • Corazón y mediastino

 

CONTINENTE ABDOMEN:

 

  • Diafragma
  • Parte baja de las caja torácica.
  • Vértebras lumbares.
  • Pelvis (mayor y menor).
  • Músculos abdominales.
  • Suelo pélvico.

 

CONTENIDO ABDOMEN:

 

  • Hígado, estómago, páncreas, bazo, riñones.
  • Intestino delgado (duodeno, yeyuno, íleon)
  • Intestino grueso (colon ascendente, transverso, descendente).
  • Vísceras de la pelvis menor.

 

Respiracion__Anatomia_Fisiologia_Fascia_Presiones_2015.005

 

Cuando estamos relajados, la inspiración es un proceso activo mientras que la espiración es un proceso pasivo resultado de la retracción pasiva de los pulmones fruto de las propiedades elásticas de la caja torácica y los pulmones. El principal músculo respiratorio es el diafragma, y su acción se caracteriza porque al contraerse sus cúpulas descienden, agrandando el espacio de la caja torácica. Este aumento de volumen en el interior del tórax supone una disminución de la presión en el interior de los alveolos haciendo posible el flujo de aire a través de las vías aéreas.

 

Cuando nos movemos, nuestra respiración debe adaptarase, cambiando el ritmo y el volumen de aire que entra en los pulmones para poder responder a las demandas fisiológicas propias del ejercicio. La ventilación se vuelve más activa, implicando por un lado a los músculos intercostales externos, los  escalenos, el  pectoral menor  y los esternocleidomastoideos encargados de elevar las costillas y expandir el tórax durante la inspiración y a los intercostales internos junto con los músculos abdominales que descenderán las costillas ayudando así al vaciado del aire contenido en los pulmones durante la espiración.

 

Propiedades elásticas del aparato respiratorio:

 

Pulmones y caja torácica son elásticos. Esto quiere decir que tras estirarse, tiene la capacidad de retraerse de forma pasiva. El pulmón es un órgano distensible que en situación basal tenderá a colapsar pero que gracias a la presión negativa en el interior del  espacio pleural se mantiene unido al tórax y a la fascia endotorácica.

 

Hablar de pleura es hablar de fascia visceral, sus relaciones con la fascia endotorácica, fascia del diafragma y mediastino que permiten la movilidad y motilidad de unos órganos vitales como los pulmones.

 

Respiracion__Anatomia_Fisiologia_Fascia_Presiones_2015.006

 

Los pulmones están adheridos a la pleura y a su vez el corazón está adherido a la pleura. La pleura se adhiere a las últimas vértebras cervicales y a las primeras torácicas mediante los ligamentos costopleurales, transversopleurales y vertebropleurales que conectan fascialmente la cúpula pleural al esqueleto axial quedando así suspendida. A su vez la caja torácica está suspendida de las vértebras cervicales mediante la conexión miofascial que le aportan los músculos escalenos,  y la continuidad de la fascia endotorácica a nivel dorsal con la fascia profunda del cuello y en su porción ventral con la fascia media del cuello. El diafragma conecta fascialmente con las vértebras torácicas a través del mediastino y la membrana broncopericárdica.

 

Respiracion__Anatomia_Fisiologia_Fascia_Presiones_2015.007

 

Las vísceras abdominales localizadas en la parte alta de la cavidad abdominal están protegidas por parte de la caja torácica que es más flexible. Debemos tener en cuenta que las vísceras abdominales están envueltas por el peritoneo y suspendidas del diafragma. Por lo tanto, la masa visceral abdominal está totalmente suspendida de la caja torácica. Esta es una misión muy importante y muchas veces desatendida de la caja torácica. Es por esto último indispensable tener una caja torácica que no busque apoyo en el compartimento abdominal y que sea capaz de llevar a cabo las funciones de la respiración y suspensión visceral.

 

Volviendo sobre las presiones recordemos que la diferencia de presiones entre el compartimento abdominal y el torácico es muy importante para ayudar a mantener las vísceras en su sitio.

 

¿Cómo funciona este mecanismo?

 

Es muy sencillo. La diferencia de presiones supradiafragmática (compartimento torácico – parte superior de la imagen, sin colorear) e infradiafragmática (compartimento abdominal – parte inferior de la imagen coloreada en verde) genera una atracción de las vísceras abdominales hacia la cavidad torácica (flechas amarillas).

 

Hay dos mecanismos que podemos destacar como elementos pasivos de suspensión visceral:

 

1) La bolsa peritoneal (la serosa que envuelve a las vísceras del abdomen y permite que estas se muevan las unas con respecto a las otras) está suspendida del diafragma y con cada respiración (cuando soltamos el aire) tira de esta membrana hacia arriba luchando contra la gravedad para mantener las vísceras en su sitio.

 

2) Ptorácica < Pabdominal. La diferencia de presiones entre el compartimento abdominal y el torácico genera una atracción de las vísceras abdominales hacia el compartimento torácico.

 

Esto nos explica el mecanismo principal de métodos conocidos como Perine y Movimiento de Blandine Calais-Germain o los Hipopresivos que desde dinámicas de trabajo diferentes buscan un efecto de succión y suspensión de las vísceras abdomino-pélvicas.

 

Respiracion__Anatomia_Fisiologia_Fascia_Presiones_2015.008

 

¿Qué caracteriza a estos dos métodos…?: UNA RECUPERACIÓN DE LA APERTURA COSTAL, NECESARIA PARA REEQUILIBRAR LAS PRESIONES INTERNAS Y FAVORECER EL CORRECTO FUNCIONAMIENTO Y CONVIVENCIA ENTRE CONTINENTE Y CONTENIDO DE LOS ESPACIOS ABDOMINAL Y TORÁCICO.

 

La suspensión visceral no es cuestión de métodos sino de principios de anatomía y fisiología. Descubre su funcionamiento desde el interior con este vídeo es sobre diafragma, peritoneo y suspensión visceral

 

Diafragma, peritoneo y suspensión visceral

 

¿Quién nos iba a decir que la química de 7º de EGB nos iba a servir para entender el por qué de los prolapsos y la incontinencia…?

 

Hasta la próxima entrega ;-)

 

Dolor de espalda, desarrollo motor y los reflejos primitivos o de desarrollo no inhibidos

El título Dolor de espalda, desarrollo motor y su relación con los reflejos primitivos o de desarrollo no inhibidos podríamos expresarlo también como: “Espejito, espejito…, dime que puede pasar si te miro tanto durante el entrenamiento”.

Como entrenador, reconozco que disponer de un espejo en la sala es una herramienta muy útil para las correcciones durante una sesión de entrenamiento, pero cuando realizamos ciertos ejercicios es mejor olvidarlo, o las consecuencias a largo plazo pueden ser contraproducentes. Por ejemplo, durante la ejecución de las sentadillas y/o los fondos de brazos, es muy habitual ver alumnos mirándose en el espejo durante todo el recorrido generando al mismo tiempo una hiperextensión cervical que se reproduce con cada repetición. Si preguntamos por qué, puede que nos respondan que es: “para ver mi cuerpo en el espejo”, “porque yo lo valgo”, “porque así estoy más recto”, entre otras. Irónicamente podríamos decir que cada una de esas repeticiones es un boleto para la rifa de una hernia cervical y esos boletos para la rifa los compramos por narcisismo el gesto lo realizamos por la necesidad de reafirmar la belleza de nuestras formas…

Muchas veces informar sobre las posibles consecuencias y una indicación que ayude a colocar la zona cervical en posición neutra o con una ligera extensión (según la persona, el ejercicio y la carga), será más que suficiente, pero cuando este gesto persiste incluso si no hay espejo o cristal en el que mirarse, es el momento de plantearnos si nos encontramos ante un reflejo primitivo o de desarrollo que no se ha inhibido y que persiste en la edad adulta.

Cuando este gesto persiste incluso si no hay espejo debemos plantearnos si nos encontramos ante un reflejo primitivo o de desarrollo que no se ha inhibido […] Aquellas personas que muestran este reflejo en la edad adulta suelen padecer los problemas derivados de la hipotonía como mala postura, dolor de espalda a nivel lumbar y cervical y contracturas en la zona de los trapecios, problemas de lateralidad, y un pobre desarrollo motor.

Os hablo del reflejo cervical tónico simétrico, un reflejo de transición que aparece una vez que se han integrado los reflejos tónico laberíntico y tónico asimétrico del cuello  y que ayuda al bebé retando a la gravedad en su búsqueda de la posición erguida para que pase de estar tumbado a la posición de gateo. ¿Cómo lo consigue?, muy sencillo, lo descrito antes es posible gracias a que en esa etapa del desarrollo el movimiento de la cabeza está automáticamente ligado al movimiento de los brazos y piernas, de tal forma que cuando hay una hiperextensión cervical se produce una extensión de los brazos y una flexión de las rodillas y caderas por inhibición de la musculaturaa extensora de las piernas,  mientras que cuando se realiza una flexión cervical, se flexionan los brazos y las piernas se extienden.

Aquellas personas que muestran este reflejo en la edad adulta suelen padecer los problemas derivados de la hipotonía como mala postura, dolor de espalda a nivel lumbar y cervical y contracturas en la zona de los trapecios, problemas de lateralidad, y un pobre desarrollo motor.

Si observamos alguno de estos indicadores, podemos hacer una sencilla prueba que nos ayudará a decidir si integrar o no algunos ejercicios para la integración de este reflejo, lo que permitirá a nuestro alumno:

  1. Independizar los movimientos de la cabeza con respecto a la posición de las extremidades para lograr un movimiento más seguro y eficaz.
  2. Desarrollar los movimientos contralaterales.
  3. Mejorar la posición sentada.
  4. Mejorar la coordinación de los sistemas vestibular y proprioceptivo (sin dejar de lado el visual).

En cuadrupedia, pedimos al alumno que realice una flexo-extensión de la región cervical típica:

  • Si al hacer la hiperextensión cervical los brazos se estiran y hay una flexión de rodillas y caderas haciendo que se siente sobre los pies.
  • Si al realizar la flexion cervical, los brazos se flexionan a la vez que caderas y rodillas se extienden.

Los movimientos o gestos que propongamos deben ir enfocados al trabajo de las reacciones posturales que se definen como el conjunto de estructuras anatomofuncionales dirigidas a mantener las relaciones del cuerpo con respecto al espacio y a procurar posiciones que permitan una actividad útil para poder abordar después los patrones de movimiento psicomotores (ya que interviene la voluntad) que son la unión de reacciones posturales que se presentan de la misma manera en todos los individuos.

¿Qué ejercicios ayudan a inhibir el reflejo cervical tónico simétrico?

  • Ejercicio del gato: En cuadrupedia manteniendo las curvas fisiológicas de la espalda y los codos ligeramente flexionados y la mirada hacia el suelo, entre las manos. Mover la cabeza flexionando la columna cervical a la vez que se flexional la columna torácica (“redondeando la espalda”) evitando tanto el movimiento de brazos y piernas como el balanceo del cuerpo adelante o atrás. Mover entonces la cabeza hacia la extensión cervical y acompañar con la región torácica y lumbar que también se extienden evitando tanto el movimiento de brazos y piernas como el balanceo del cuerpo adelante o atrás.

2fbf0269c053f526330235e5ec0b2756

  • Balancearse en cuadrupedia: En cuadrupedia manteniendo las curvas fisiológicas de la espalda y los codos ligeramente flexionados y la mirada hacia el suelo, entre las manos. Flexional caderas y rodillas llevando los glúteos hacia los talones. Podemos incorporar el seguimiento ocular colocando un objeto en el suelo (pelota o similar), que se realizará sin mover la cabeza. Es importante que al volver a la posición inicial se siga controlando la posición neutra del cuello-cabeza y la posición de codos ligeramente flexioandos.

Kneeling rock back (Lee & Lee , 2004)

Recuerda que en el desarrollo humano, antes de que aparezcan los patrones de movimiento, están las reacciones posturales junto con los reflejos primitivos y reflejos de transición que, si no se inhiben el momento adecuado, acarrearán problemas no solo de postura y movimiento, dolor y tensión, sino problemas asociados al aprendizaje, comprensión y motricidad.

Una correcta liberación miofascial supone entender la bioquímica, la arquitectura y la anatomía del tejido conectivo

La liberación miofascial esta de moda, y todo trabajo con materiales que implique a la fascia profunda, ha pasado al primer plano, muchas veces (si no en la mayoría…) sin entender la bioquímica, la arquitectura ni la anatomía de un tejido tan extenso como complejo, el tejido conectivo
Seré crítico, porque nos lanzamos a la búsqueda de resultados, guiados por el ansia de cuantificar sin comprender los medios por los que se debe trabajar con el sistema fascial, haciendo énfasis en que todo trabajo de liberación miofascial se aleja de la presión, de la compresión, buscando el deslizamiento, el arrastre, porque no es lo mismo, y si lo que buscamos son resultados, debemos ser exactos, correctos y tener conocimientos de lo que estamos haciendo.

Nos lanzamos a la búsqueda de resultados, guiados por el ansia de cuantificar sin comprender los medios por los que se debe trabajar con el sistema fascial, haciendo énfasis en que todo trabajo de liberación miofascial se aleja de la presión, de la compresión, buscando el deslizamiento, el arrastre.

Por otro lado, el trabajo fascial no es doloroso, sino agradable. Una vez más nos enfrentamos a los mitos, en este caso la idea de aquellos que piensan que el cuanto más duele, más eficaz. Ideas falsas fruto del desconocimiento, de la subjetividad, de la pereza por aprender y el negarse a aceptar la realidad anatómica, fisiológica y química de nuestros tejidos, de nuestro cuerpo. La liberación miofascial no es cuestión de fuerza.

El trabajo fascial no es doloroso, sino agradable. [...] La liberación miofascial no es cuestión de fuerza.

La liberación miofascial es un concepto global, orgánico, vital, dado que cualquier restricción, sea a nivel microscópico o macrsocopico influirá en la dinámica de los fluidos corporales, el la perfusión a los órganos y células que los constituyen (recordemos que el músculo es un órgano), alterando su función, ya sea el movimiento o la oxigenación, el filtrado o la expulsión de residuos. 
Hablamos siempre de adherencias para referirnos a la reorganización de las fibras de colágeno que se origina ante una lesión, el desuso, sobreuso, el envejecimiento, pero como van mostrando los estudios podemos referirnos a ellas de forma más acertada utilizando el término acuñado por Stecco & Stecco “densificaciones” del tejido conectivo areolar que aparecen entre los planos densos y gruesos.
Debemos tener en cuenta que el entramado de tejido conectivo podrá cambiar en cantidad y tipo de fibras que lo componen, en densidad de la sustancia amorfa que las acompaña e incluso en la orientación de las fibras que forman el entramado de la matriz viva, caótica pero de organización perfecta en la que viven y se desplazan las células. 
Independientemente de esos cambios de composición (tengamos en cuenta que como materia viva, el concepto de cambio es algo a tener mas que presente, algo constante, panta rhei…) el cuerpo, como estructura biotensegrica necesita una tensión constante, que se disipe y se transfiera de una parte a otra sin restricciones (aquí es donde el trabajo de liberación miofascial juega un papel clave), del exterior hacia el interior y del interior hacia el exterior, de lo macroscopico a lo microscópico, del organismo a cada célula, que siente y recibe información a través del sistema de comunicación más antiguo y primitivo, tensión y compresión, binomio presente en la red fascial, ubicuo en el cuerpo humano. 

Primero aprender para después hacer, buscando siempre entender…