¿Como se organizan la fascia superficial y profunda en el cuerpo humano?

¿Cómo se organiza la #fascia en el cuerpo humano?. ¿Cómo se relacionan fascia superficial y profunda?.

La naturaleza nos regala escenarios magníficos para el aprendizaje, y aquí una muestra de uno de ellos para dar respuesta a las preguntas que he planteado antes.

Esta vez, caminando por un Parque Nacional de Pirineos, encontramos esta bonita y clara muestra de como la organización de la #fascia. Espero que os ayude a entender mejor esa abstracta, caótica y a a vez perfecta organización del #TejidoConectivo en nustro #organismo.

Disfrutadlo, difundidlo y sobretodo ser felices!

 

Fascia superficial y su potente relación con la piel.

Día dos de nuestro viaje.

IMG_1327

El trabajo de la mañana ha consistido en acabar de diferenciar la piel prestando mucha atención a la relación entre epidermis, dermis y fascia superficial.

 

Observar con detalle las relaciones a este nivel no habría sido posible de no ser por la cámara-microscopio de Julian y el minucioso trabajo de toda nuestra mesa, que se ha esmerado en seguir y respetar la línea de transición entre el conjunto de la epidermis y la dermis con respecto a la fascia superficial y el tejido adiposo asociado a la misma.

 

Para el final de la mañana prácticamente todos los grupos han terminado de diferenciar piel de fascia superficial, lo que me ha dado la oportunidad de recorrer el laboratorio observando y apreciando las diferencias entre cada una de las formas.

 

Nada tenía que ver el color marrón pardo y la esponjosidad de la fascia superficial de Sophia que estaba firmemente unida a la piel por gran cantidad retináculos con la fascia superficial de Tim, tan seca y compactada, con zonas donde Helen me ha dicho que les ha sido imposible no llegar hasta la fascia profunda subyacente. Junto a Tim está Rose, con un color amarillo tostado en su fascia superficial y que además se ve seca, pero no deshidratada. Me ha llamado la atención la gran cantidad de vasos sanguíneos que se podían ver claramente surcando su tejido subcutáneo, embebidos por láminas de fascia superficial que en cada uno de sus gestos los habría protegido de las tensiones de la piel y las tracciones de las láminas más profundas de la fascia, creando a su vez un sistema de bombeo natural para el retorno venoso. En la mesa 3 estaba Leo mostrando un amarillo claro con algunas zonas más oscuras (seguramente debido a los productos y la posición durante el proceso de embalsamamiento),  junto a Sarah en la mesa 9 con quien su grupo trabajaba todavía para reflejar su epoidermis.

 

Por último nuestra Margot en la mesa número 5. Mientras el tándem Ana – Jemma trabajaban en la la región dorsal y el binomio Fiona – Gill en la parte posterior del muslo, no he podido evitar fijarme en la claridad de su fascia superficial. Un amarillo muy claro, casi blanco en algunas zonas y en el que a diferencia de Rose, no dejaba entrever, ni siquiera intuir, los vasos sanguíneos más superficiales. Una fascia superficial tupida, compacta en prácticamente todas las regiones, a excepción de algunos puntos más laxos y con mayor cantidad de retináculos allí donde los pliegues eran marcados como el hueco poplíteo en la parte posterior de la rodilla, la ingle y el triángulo de Scarpa o la cara interna del muslo y la axila.

 

Como os he comentado al principio, Julian tiene una cámara-microscopio con la que hemos podido ver sobre el tejido ya diferenciado la distribución de la epidermis y la dermis así como los restos de las fibras de colágeno que forman los retináculos que la conectan con las estructuras que se encuentran por debajo de esta a las que se une y con las que interactúa. Se une e interactúa siempre que la matriz extracelular del tejido mantenga sus propiedades de biomaterial dinámico que proporciona fuerza y elasticidad e interactúa con su entorno. Lo que refuerza la idea de los Alberts, Johnson, Lewis, Morgan, Raff, Roberts y Walter (2015) donde exponen que la MEC es más que un andamio pasivo que proporciona soporte físico cumpliendo un rol activo y complejo, regulando el comportamiento de las células que la tocan, habitan en ella o se desplazan a través de su entramado, influenciando la supervivencia, desarrollo, migración, proliferación, forma y función.

Captura de pantalla 2016-07-05 a las 22.19.47

 

 

Ayer os decía que me gustaría poder reflexionar sobre la variedad de gestos y la libertad o restricción de movimiento en relación con la fascia superficial. Pues como si alguien me hubiera  leído el pensamiento, Ana ha encontrado un retináculo en la zona del trapecio derecho de Margot. Uno de esos como los que definen los libros y que permite, al traicionar de él con unas pinzas ver la biotensegridad en acción, con la transmisión de fuerzas a planos subyacentes a la fascia superficial visible a nuestros ojos, que se hacía e
vidente regalándonos pequeños movimientos en un punto alejado de la zona donde se aplica las fuerzas.

 

¿Se le puede pedir algo más a una mañana en la sala de disección?… Solo una reflexión a partir  del hallazgo de Ana sobre el hombro de Margot: “Cuando te pases el foam roller y creas que estás haciendo un trabajo de liberación miofascial, piensa que estás aportando más estímulos al sistema vascular y nervioso que al músculo propiamente dicho. Ahora bien, si eres más feliz con otra historia en la cabeza, adelante, pero debo decirte que Papá Noel, los Reyes Magos y hasta el Olentzero piensan como yo, y si te regalan alguna vez un foam rolller o un kit de liberación fascial, lo harán pensando en tu fascia superficial más que en tu psoas o piramidal”. Sin acritud 😉 .

 

Por la tarde, después de una comida delante de la pantalla del ordenador pasado los datos de la libreta, hemos iniciado las primeras maniobras para poder afrontar mañana la división de fascia superficial y fascia profunda.


knee retinacula

 

Gill se ha encargado junto con Fiona de la región pectoral mientras que Jemma y un servidor se han puesto manos a la obra con la región del muslo. Espero poder contaros mañana más historias sobre la vena sáfena y sus relaciones con la fascia superficial. De momento todo apunta a que vamos por buen camino… Jemma por su parte está trabajando sobre los retináculos de la rodilla descritos por Powers, Chen, Farrokhi y Lee (2006) en su Role of Peripatellar Retinaculum in Transmission of Forces Within the Extensor Mechanism. Necesitamos mas horas de trabajo para poder contar algo, de momento son proyectos en marcha y con los que la paciencia y el buen pulso son claves para llegar a buen puerto.

 

Saphenus vein

 

De momento, es hora de descansar, desconectar y preparase para otra aventura…, a la hora del te 😉

 

Descubriendo las relaciones profundas entre piel y fascia superficial. St Andrews Intensive Dissection Workshop 2015

La fascia superficial (subcutánea) se localiza justo bajo la dermis de la piel, y nuestro trabajo desde el día 1 se centró en crear dos partes diferenciadas, o dicho de otro modo, en diferenciar estas dos estructuras que están interconectadas (aunque los libros de anatomía se empeñen en describirlas como “fijadas”) y que funcionan como una unidad, basándose en principios de biotensegridad, mínima energía y contínuo movimiento para satisfacer las necesidades de adaptación al medio.

 

El minucioso trabajo que empezó de forma espontánea en nuestro grupo se había convertido en proyecto con personalidad propia. Todo el grupo se organizó para tratar de conseguir la piel de una sola pieza. Tiempo, paciencia, dosis de autocontrol para no abandonar en las zonas más laxas de esa unidad funcional que forman piel y fascia superficial nos aportó un mapa tridimensional y sensorial a la vez de las relaciones, rugosidades y anclajes a lo largo de toda la superficie del cuerpo de William.

 

Tiempo, paciencia, dosis de autocontrol para no abandonar en las zonas más laxas de esa unidad funcional que forman piel y fascia superficial nos aportó un mapa tridimensional y sensorial a la vez de las relaciones, rugosidades y anclajes a lo largo de toda la superficie del cuerpo de William.

 

Para mi esta unidad funcional piel – fascia superficial es muy importante, es el principio en el que baso gran parte de mi trabajo con materiales, y para ser exactos, no solo esa unidad funcional, sino el complejo que forman piel – fascia superficial – fascia profunda, y es por esto que hace tiempo que empecé a mirar los músculos con otros ojos. No dejaron de ser importantes, tan solo cambié mi forma de verlos, otra mirada, una que presta atención a otras cosas que habían pasado inadvertidas durante tanto tiempo.

 

Es por esto que aventurarse a confirmar que tal ejercicio o tal otro es mejor o si libera tal o cual músculo es una discusión bastante poco productiva si las mentes involucradas en la misma no son capaces de mirar más allá, siendo incapaces de establecer las relaciones que cada elemento guarda con otros músculos, el cómo afecta a la función no solo la estructura, sino los órganos, la respiración, la fisiología del organismo. En tal caso estaremos ante una conversación reduccionista, arcaica y basada en el desconocimiento.

 

No es necesario saber de todo, pero si tenerlo en cuenta, saber donde están nuestro límites, hasta dónde alcanza nuestro conocimiento de hoy e intentar ampliarlo para el día de mañana. Trabajamos con cuerpos humanos, y es por eso que estamos aquí en busca de la verdadera anatomía, anatomía real y compartiendo los conocimientos de fisioterapia, cirugía, psicología, ejercicio físico y arte (si, en estas formaciones también vienen artistas). Esas conversaciones son las realmente enriquecedoras, más que cualquier texto monoteísta, estas son las que hacen ver la importancia de otras áreas, la perspectivas de quien ha decidido recorrer miles de kilómetros para compartir tiempo y espacio con otras personas de inquietudes similares. Esto es un regalo y para nada un trabajo.

 

Volviendo tras este pequeño excursus al sujeto de nuestro 10 Days Intensive Dissection Workshop, después de invertir dos horas por la mañana y casi otras dos por la tarde Patricia pudo desahogarse con un sonoro YESSSS!!!! mientras nos mirábamos con una sonrisa diciendo “yes, we did it, we got it”. El trabajo de cinco personas hizo posible que todo el grupo pudiera admirar la piel de William en la mesa junto a la forma de fascia superficial. 4,5kg de de piel, un traje que había vivido 80 años, cambiando, regenerando las células pero firmemente entrelazado con el tejido subyacente, la fascia superficial.

 

Nuestra fascia superficial es quizás el órgano infravalorado de nuestro cuerpo. Observándola con detalle, palpando cada milímetro cuidadosamente y buscando las relaciones con el envoltorio epidérmico que acabábamos de retirar nos percatamos de la estrecha relación que guarda esta unidad funcional. Allí donde la piel estaba más blanda, el entramado del tejido conectivo subyacente era menos firme, menos compacto, mostrando un desequilibrio en relación con otras áreas. Casualmente en las rodillas, encontramos este tipo de organización más laxa, lo que me llevó a pensar, dada la estrecha relación entre la fascia superficial y profunda en esta articulación, si esto podría ser un sinónimo de desequilibrio articular…, ocurrirá lo mismo en los hombros, columna vertebral. Otra puerta se abre, una nota más para el cuaderno de proyectos en el laboratorio para seguir investigando y aprendiendo.

 

Allí donde la piel estaba más blanda, el entramado del tejido conectivo subyacente era menos firme, menos compacto, mostrando un desequilibrio en relación con otras áreas.

 

Recordáis las densificaciones en la cicatriz de la cadera de William de las que os hablé ayer, en este caso ocurría lo contrario que lo que he descrito en el párrafo anterior. En  esta zona, fruto de la reconstrucción del tejido, en vez de encontrar un laxitud excesiva, nos enfrentamos a cada paso de la disección con un caos tanto vascular como fibrilar en el que la re-organización de las fibras de colágeno mantienen una tensión excesiva en la matriz extracelular del tejido conectivo que, en caso de ser crónica, los fibroblastos interpretarán como un peligro potencial, perpetuándose la inflamación y el dolor. Un mundo apasionante este de la interpretación y la comprensión de los tejidos.

 

Por la tarde, trabajando sobre la fascia superficial, con premeditación y alevosía nos propusimos como equipo organizarnos e intentar respetar y mantener la continuidad en el panículo adiposo de William dado que nos mostraba potencial para este nuevo proyecto.

 

Cansados pero muy contentos abandonamos el laboratorio a las 17h con puntualidad inglesa, listos para tomar un té y disfrutar de un paseo por la West Sands Beach a orillas del Mar del Norte atravesando el mítico Magic Hedge de los Somanauts’2013 para llegar hasta ella.

IMG_8308

Crossing the Magic Hedge at St Andrews

IMG_8309

Crossing the Magic Hedge at St Andrews

IMG_8312

Mañana más aventuras der este viaje fascial, pero por el momento, a descansar cuerpo mente y fascia superficial.

 

Nos vemos a la hora del té 😉

SEPARANDO LA FASCIA SUPERFICIAL DE LA FASCIA PROFUNDA: Intensive Dissection Workshop (Edimburgo 07.2013)


9:00 bata puesta y todo el grupo listo para comentar la experiencia del día anterior. Comentar las sensaciones y las diferentes impresiones de primer día del programa. 



¿Qué pensabas, que llegamos al laboratorio con el escalpelo entre los dientes dispuestos a cortar lo que se nos ponga por delante?.

De eso nada, necesitamos nuestro tiempo fuera de la mesa de disección para poder compartir lo que hemos visto, tocado, sentido.

Ayer separamos la fascia superficial. Esa parte de color amarillo que hicimos aparecer al diferenciar la piel. 


Referirnos así a ella es como despreciarla. Es como llamarla grasa o tejido adiposo, sin más. Para nada mis queridos amantes de la anatomía humana.


Cuando tocamos a una persona, cuando nos tocan, es la piel y la fascia superficial quien recibe y transmite ese contacto. Es un órgano en sí mismo.


Cuando nos movemos, cuando hacemos que una persona se mueva, es esa «red interminable»  (The Endless Web que dirian Schultz y Feitis. Libro que os recomiendo si queréis adentraros en el mundo de la fascia) la que se adapta y permite que eso ocurra.



Y es que, no es a base de estirar que vamos a ser más flexibles.

Es a base de movernos que nuestros tejidos estarán más hidratados.


Habrá mas fibroblastos en la zona y entonces seremos más flexibles.

Podríamos decir de la fascia profunda que es una gran glándula endocrina, la más grande del cuerpo. 

Sin embargo muchas veces solo pensamos en ella como algo estético. Y nosotros, profesionales del ejercicio para la salud somos los primeros que deberíamos reconocer su importante papel en el organismo, porque sólo así, desde el conocimiento seremos capaces de hacer entender a nuestros alumnos que la cantidad de este tejido en el cuerpo debe ser proporcional a nuestra altura, y que como todo, en exceso, no deja que el organismo funcione correctamente, mientras que en defecto puede traer otro tipo de problemas.


Pero no acaba ahí. Si eres fisioterapeuta, es la fascia superficial sobre la que trabajas. Y esta transmite y cambia su estado y relación con respecto a la fascia profunda y los músculos. Saber cómo esta capa es más gruesa en unas zonas que en otras, cómo varía de unas personas a otras, te ayudará a mejorar tu «Touch» y no tener que realizar simples vivisecciones a las que llamar masaje o tratamiento pero que en realidad son un defecto de forma porque seguro que tu objetivo es mejorar al paciente.


Separar la fascia superficial deja a la vista la fascia profunda y a través de ella pudimos ver el músculo.

¿Qué se siente?. Cada segundo tienes la sensación de descubrir algo. Y en realidad es así, porque estamos haciendo anatomía con estos cuatro cuerpos. La primera vez (y la única) que se hará anatomia con ellos. 


La impresión que tengo al hacer esto es que no esta todo escrito, que todo no esta descubierto.

Suena un poco engreído, pero la realidad es que sólo con esa actitud, infantil en cuanto a la ingenuidad, pero con la mente abierta a la evidencia es como se aprende, y es así como desde hace años han llegado los descubrimientos. Gracias a personas que aún teniendo muchos conocimientos, al descubrir algo nuevo no lo negaban, sino que utilizaban lo que habían aprendido para poder explicar el por qué al resto.


Esto me hace pensar a una frase que utiliza la marca de ropa y equipamiento de montaña The North Face®: «Never stop Exploring®« y a la que yo añadiría la de «Never stop Learning».


Y eso hice durante el día de ayer. Segunda jornada en la que invertimos 8 horas los 8 miembros del grupo para hacer ver la luz a la fascia profunda de Joy que nos permitió: 


  1. Comprobar la forma y textura de la fascia superficial una vez separada del cuerpo.
  2. Comprobar el peso de la fascia superficial (y os prometo que: la parte correspondiente al lado derecho del abdomen de Joy eran unos 4 kilos; la del izquierdo nos pareció a todos un poco menos pesada; y que levantar la pieza de fascia superficial de la pierna derecha que conseguimos separar de una sola pieza era como levantar una alfombra de esas de pelo que son más pesadas que un cerdo en la ceja).
  3. Poder ver como había cicatrizado la operación de masectomización de sus dos pechos.
Para que os hagáis una idea, imaginad cuanto puede pesar una chaqueta de este tipo…, y ahora calcula 2 ó 3 chaquetas juntas.



Yo no pude evitar colocarme la pieza del abdomen, como sí fuera un delantal y esto me ayudó a entender como varía el centro de gravedad y la postura si queremos sujetar esos kilos de más ( y eso que sólo era un lado). 


A las 16:30 pudimos ver a la nueva Joy, «Deep Fascia Joy», que nos hizo ver que a pesar de las grandes piernas que palpamos el primer día, su fascia profunda escondía una musculatura débil y muy poco tónica.




Y como guinda para terminar el día Gil diseccionó el clítoris de Isadora. Explicó tantas cosas según iba diseccionando que necesitaría otra semana de entradas en el blog solo para explicar una cuarta parte de lo que nos contó. 

 ¿Qué nos enseñará la fascia profunda de Joy?, ¿Y la de sus compañeras/o de laboratorio?


Hasta la próxima entrega… (a la hora del té).  

DESCUBRIENDO LA PIEL Y LA FASCIA SUPERFICIAL – Intensive Dissection Workshop (Edimburgo 07.2013)




Salir de la ciencia por un momento para ser consciente de lo humano y desde lo humano, volver otra vez a la ciencia.


St Andrews es uno de esos sitios con encanto. Pequeña, cuatro calles con sus casas antiguas, un gran campo de golf junto a la playa y los conejos correteando por las campas y los jardines mientras gaviotas y cuervos sobrevuelan a modo de vigilantes  la ciudiad.


Para situarnos, está en la costa Este de Escocia (condado de Fife) y es una de las ciudades mas antiguas e históricamente más importantes de Escocia.

Además del castillo (en ruinas), tiene una de las universidades más antiguas y prestigiosas del Reino Unido: University of St Andrews.



Pero no acaba ahí. Se le considera la “cuna del golf” por tener uno de los campos más antiguos del mundo 






A las 8:55 armado con mi bata blanca y mis five fingers (los guantes, el bisturí y las pinzas hemostáticas nos las darán dentro) me presento en el hall de la St Andrews School of Medicine queriendo mostrar tranquilidad e intentantando que no me tiemble mucho la mano en el momento de firmar la hoja para que me entregaran la tarjeta de “Visitante”.








Sí, estaba nervioso, creo que mi corazón no había bajado de las 120 pulsaciones por minuto desde las 6 de la mañana que me desperté. 


La aproximación  de la primera mañana fue progresiva. Después de una visita a las instalaciones y de presentarnos al grupo os diría que el laboratorio ya no era tan frío como al entrar la primera vez.


Gente de todo el mundo, Wasington, Nueva York, Finlandia, ¡y un chico que vivió un año en Vitoria y jugo a rugbi en el Gaztedi!!. Esto ya me hizo sentirme como en casa.


Ver y tocar un cuerpo sin vida (la primera vez)


En los Integral Anatomy Intensive Dissection Workshops no se oculta el rostro de los donantes. Es más, se hacen la presentaciones para conocer la forma mas exterior del cuerpo que vamos a estudiar. 


Gil leva mas de 20 años haciendo esto y nos supo acercar al momento de abrir las cajas de forma tan natural que la impresión al ver a Alex (así es como su grupo decidió llamarla después) no ha sido mala. Todo lo contrario, lo que sentí fue respeto y agradecimiento por poder tener esta oportunidad de explorar el espacio interno y descubrir no solo lo que dicen los libros de anatomía, sino la realidad y las evidencias que nos enseñen estos cuerpos.


Y es que, la primera mañana consistía en observar, palpar y ser capaces de interpretar la información que nos da el cuerpo, sobre su historia.


A partir de la posición de la pierna derecha y de la cicatriz a la altura de su cadera, todo apunta a que veremos una prótesis de cadera (y lo que eso conlleva en las estructuras que la rodean). 


Los otros cuerpos se llamaron: Isadora (de Isadora Duncan por los pies en flex que presentaba, como si estuviera a punto de empezar a bailar); Joy (le faltan los dos pechos veremos que nos cuenta su interior. Le hemos llamado así porque parece que sonríe), Sunny (el único hombre del grupo).


Sólo con la observación, hemos visto morfologías tan diferentes… 


Antes de irmos a comer,pusimos de pie a los donantes para tener otra visión y hacernos una idea de las proporciones de cada cuerpo.


Debo decir que esto les volvió más humanos aún, y si antes ya sentía respeto por cada una de las formas, por la fragilidad de Alex,  por la feminidad de Isadora, la juventud de Joy o por Sunny (al que no pude ver porque para poder levantarle de la mesa hicieron falta muchas manos, las mías en su cabeza y el omóplato izquierdo), ahora sentía además aún más agradecimiento por poder tener esta oportunidad. Gracias a estas personas desde el momento en que decidieron donar sus cuerpos, hicieron que mi sueño fuera posible


No os podeis hacer una idea lo que cambia ver un cuerpo en la mesa de disección a verlo de pie, cara a cara. Tu relación con la forma que vas a estudiar es diferente:

Salir de la ciencia por un momento para ser consciente de lo humano y desde lo humano, volver otra vez a la ciencia.


Después de comer, explicación de las normas básicas del uso de los escalpelos y pinzas hemostáticas para evitar los cortes en tejido vivo para ir a descubrir las relaciones de piel y fascia superficial.




Descubriendo la piel y la fascia superficial:


La primera incisión con el bisturí…, respirar hondo, abrir todos los sentidos, pensar que es la primera vez que vas a hacer esto por primera vez y desde ahí un trazado directo de la rodilla al tobillo por el interior de la pierna. 


A partir de aquí un trabajo minucioso de separación de la piel y el tejido adiposo subcutáneo en el que fuimos cambiando los puestos para trabajar en diferentes zonas.


Es sorprendente (por no decir alucinante) el grosor de la piel, la diferencia entre las partes interna y externa y su continuidad con la fascia superficial, cómo deja pasar la luz si la ponemos frente a una lámpara y su resistencia. Así se comprende la especialización de los tejidos. Y ver como cambia esto de una forma a otra, tan fina en alex, tan gruesa en la espalda de Joy.


Si tengo que decir un color, sería el amarillo. Así es la fascia superficial. Todas las tonalidades de amarillo que puedas imaginar repartidas, aveces más, aveces menos, prácticamente inexistentes en el caso de Alex.
Eso es lo que he visto después de cada corte y al avanzar para separar estas dos capas que son dos capas desde el momento que trabajas con el bisturí sobre ellas. De no ser así, son partes de una estructura que durante la vida se han movido como una unidad.



Después de una siesta, un paseo por la arena de la playa y de acariciar la hierba de uno de los  campos de golf más antiguos del mundo, la sensación es de: fue una buena experiencia la de ayer.


¿Qué descubriremos mañana?…, ¿Cómo se presentará la fascia profunda de Joy?, ¿Estará  la forma de Isadora definida por sus visceras o no?


Hasta la próxima entrega… (a la hora del té) 

PD: aquí tienes los videos de Gil sobre piel y fascia superficial: