¿Como se organizan la fascia superficial y profunda en el cuerpo humano?

¿Cómo se organiza la #fascia en el cuerpo humano?. ¿Cómo se relacionan fascia superficial y profunda?.

La naturaleza nos regala escenarios magníficos para el aprendizaje, y aquí una muestra de uno de ellos para dar respuesta a las preguntas que he planteado antes.

Esta vez, caminando por un Parque Nacional de Pirineos, encontramos esta bonita y clara muestra de como la organización de la #fascia. Espero que os ayude a entender mejor esa abstracta, caótica y a a vez perfecta organización del #TejidoConectivo en nustro #organismo.

Disfrutadlo, difundidlo y sobretodo ser felices!

 

Estudiar la fascia profunda y descubrir los signos de una estereotaxia

El day 4 de este Intensive Dissection Workshop 2016 amanece son sol y sensaciones en los antebrazos del trabajo en el laboratorio.

 

La cocina está vacía, pero la jarra con las flores de ayer llena el espacio mientras preparo el desayuno y leo unas notas en el ordenador.

 

Al tocarme la cara siento la piel. Por un momento me sorprendo, pero acto seguido me digo “Ibai, estas tan dormido que no recuerdas que anoche te afeitaste antes de ir a la cama. Creo que te hace falta otro coffe en Taste».

 

IMG_1347

 

De camino me cruzo con Gill que vuelve de dar un paseo por la playa intercambiando un good morning y un see you later… Mientras espero mi double expresso miro el calendario y me doy cuenta que hoy es 7 de julio. Sonrío al tiempo que una felicidad irracional se apodera de mi. Creo que la camarera ha pensado que esos ojos azules suyos me han hecho vibrar, puede que otros penséis que es por San Fermín, pero no…, hoy es el tercer aniversario de Educación Funcional para el Movimiento Humano. ¡Felicidades!

 

13631609_984109531703765_4501345468117839199_n

 

Después de nuestra habitual conversación en el círculo de la mañana, Gil ha pasado a explicarnos como trabajar en la fascia profunda, recomendaciones para usar el escalpelo y mantener la integridad de otras estructuras en todo momento.

 

Mientras nuestras manos surcaban las inexploradas tierras subfasciales de Margot recorriendo caminos poblados de fibras que se alternaban compartimentos menos frondosos, en otra mesa Gil, Caroline y Kristen hablaban sobre las características de la fascia superficial que ayer nos dejó mostrar de una pieza.

 

Hablando sobre volumen, forma, contenido, Gil nos ha llamado para observar con detalle el cilindro. En ese momento se me ha ocurrido inflar una de las bolsas de basura transparentes que teníamos junto a esa mesa. Tras hacerle un nudo y colocarla a modo de cilindro toracoabdominal, bingo, podíamos simular los efectos de la respiración sobre la fascia superficial y sentirlos con nuestras propias manos. La sensación al palpar y sentir ese movimiento respiratorio simulado no se puede describir. Esto es algo que hay que sentir y vivir para poder integrar. ¡Viva la fascia superficial de Margot!

 

Oir, ver, sentir para aprender a observar y entonces poder observar para aprender.

 

DSC_4279

 

Tras el subidón del experimento y ya calmados después de más de diez minutos palpando y sintiendo a diferentes niveles los movimientos respiratorios, sus presiones, las direcciones de las fuerzas y las posibles modificaciones, he vuelto a mi puesto en la mesa nº9 para seguir trabajando en la pierna y el pie. Entre chistes malos, que traducidos al inglés para que mis compañeras pudieran entender algo empeoraban aún más, hemos reído, hemos hablado y me he dado cuenta de lo raro que es el humor inglés 😉 jeje.

 

En ese tiempo, antes de parar para comer, he intentado diferenciar el retinaculo extensor del pie derecho de Margot.

 

Hasta ahora no os había comentado nada de las cicatrices de Margot. Empezando por los pies, dos cicatrices en los juanetes, seguidas de otras dos marcas de operaciones en la cadera que serían cinco con la cicatriz vertical desde su ombligo hasta el pubis de no ser por la larga cicatriz de su pecho que hace que sean seis…

 

Aún nos queda un largo camino hasta llegar a esas cicatrices y sus efectos. De momento solo podemos intuir  que la marcada rotación externa de ambas extremidades inferiores puede ser debida a las prótesis en las caderas y de ahí esos hallux valgus que fueron transformando por completo sus pies. Solo el tiempo nos lo dirá, paciencia… Solo así podemos disfrutar del momento en el que nos encontramos y descubrir su belleza. Ración de mindfulness al canto. Esto es aquí y ahora, el presente, la respiración que estoy realizando y que ahora mismo ya es pasado, dando paso a un nuevo presente, que cambia a cada momento…

Solo el tiempo nos lo dirá, paciencia… Solo así podemos disfrutar del momento en el que nos encontramos y descubrir su belleza. Ración de mindfulness al canto. Esto es aquí y ahora, el presente, la respiración que estoy realizando y que ahora mismo ya es pasado, dando paso a un nuevo presente, que cambia a cada momento…

Tras una corta pausa para comer, la tarde la he pasado en la región del cráneo y cara de Margot. Hacía tiempo que no me centraba en la fascia temporal y aún recuerdo mi primer viaje hasta la glándula parótida abrazando al masetero para alcanzar el espacio entre la mandíbula y la apófisis mastoides. Al hacerlo he tenido recuerdos, muchos recuerdos de mi primer año con Joy en la mesa y Chris guiando mis pasos. En ese momento Natasha (que hoy cumplía años) se ha acercado hasta mi y me ha dicho “Ibai, ¿tú crees que se podría ver la galea aponeurótoca?” a lo que le he contestado con toda la seriedad del mundo eso de “no me toques las palmas que me conozco”, así que al lío. Un par de hojas del nº21 para el bisturí más tarde, algo me ha hecho soltar el escalpelo y las pinzas de golpe. No podía ser, había pasado totalmente inadvertido hasta ahora y eso que estaba trabajando con la lente de aumento. Tenía ante mis ojos las huellas de una estereotaxia que se le pudo realizar a Margot por varios motivos, desde una biopsia  de una lesión cerebral como un tumor a un drenaje de coágulos o para el tratamiento del Parkinson (entre 1950 y 1980 se llevaba a cabo la destrucción del núcleo ventrolateral del tálamo por medio de esta técnica” [Rodríguez Rey, 2002]).

Biopsia-estereotactica

Imagen: Biopsia-estereotactica recuperada de http://marioizurieta.com/procedimientos/cirugia-estereotactica/

estereotaxia2

Imagen: Esterotaxia recuperada de http://www.drperezgarzaneurocirugia.com/especialidades/neurocirugia/cirugia-estereotaxica/

 

Este hallazgo nos ha dejado fuera de juego, pero a la vez nos ha ayudado a entender muchas de las marcas encontradas en el tejido conjuntivo de Margot, desde la fragilidad de sus músculos a la blanca y colagénica fascia temporal del lado izquierdo donde e pude tener apoyada la cabeza tanto tiempo. NO hay que suponer, solo observar y seguir con la lectura de los tejidos en los que todo queda escrito…

 

Hoy necesitaba un cambio de estado, así que una carrera hasta la playa de East Sands podía ser la mejor opción. Después de esta regeneradora carrera, cenar manteniendo una enriquecedora conversación con Ana y Gill sobre lo visceral, sobre nuestras sensaciones al disecciones diferentes planos, sobre como nos proyectamos o nos sentimos reflejados en nuestro trabajo de laboratorio, sobre cómo todo está conectado.

 

IMG_1357

 

Ahora toca disfrutar del fin de semana y el lunes más y mejor, como siempre a la hora del té.

 

Bibliografía y webgrafía:

 

Rodríguez Rey, R. (2002) FUNDAMENTOS DE NEUROLOGÍA Y NEUROCIRUGÍA. Ed Magna Publicaciones.

 

http://www.drperezgarzaneurocirugia.com/especialidades/neurocirugia/cirugia-estereotaxica/

 

http://marioizurieta.com/procedimientos/cirugia-estereotactica/

 

Un paseo por la musculatura infrahioidea y la glándula tiroides para acabar viendo la pleura apical

Empecé mi tarea temprano, solo en la mesa porque ayer me salté el café para invertir ese tiempo en repasar lo que habíamos dejado a medio camino el sábado por la tarde.

 

Después de despejar cuidadosamente el plexo braquial del brazo izquierdo de su envoltorio fascial aparecieron los fascículos claramente organizados a la vez que se entrelazaban con la arteria y la vena axilar. Un poco más arriba, como a modo de encrucijada seis divisiones formaban una especie de trenza que al seguirla me llevó hasta los troncos, que se exponían sin miedo diciendo claramente si eran el superior, el medio o el inferior. Hasta aquí podía llegar. Aunque todavía quedaba mucho trabajo para llegar hasta las raíces de los ramos anteriores, podía ver como se dibujaban desde los nervios espinales C5, C6, C7, C8 y T1.

Brachial_plexus

Plexo braquial. Fuente: Wikipedia

En cuanto llegaron mis compañeros de mesa le dejé el sitio de nuevo a Patricia que continuara con su proyecto del “brazo visceral” y me situé en el cuello de William para emprender la busca de las raices de los nervios espinales que nacían en los ramos anteriores de C5 a T1.

 

Tenía dos opciones, la fácil y rápida que supondría destrucción y poca delicadeza o la menos directa pero constructiva. Adelante Ibai, hoy no hay quien te pare, pensé para mis adentros mientras me pertrechaba con 4 escalpelos para la fina tarea que iba a realizar.

 

Tenía dos opciones, la fácil y rápida que supondría destrucción y poca delicadeza o la menos directa pero constructiva. Adelante Ibai, hoy no hay quien te pare, pensé para mis adentros mientras me pertrechaba con 4 escalpelos para la fina tarea que iba a realizar.

 

El abordaje iba a ser a través de la musculatura infrahioidea con el objetivo de moverme por los diferentes planos de la fascia cervical.

 

Primero fue la capa superficial de la fascia profunda del cuello con los esternocleidomastoideos (ECOM) hasta el trapecio por el triángulo posterior del cuello para abordar después otra capa (media) más profunda de esa fascia profunda, la fascia pre-traqueal en la que se encontraban embebidos los músculos infrahioideos.

 

Disfruté siguiendo el recorrido del omohioideo entre el hueso hioides y la clavícula, me sorprendí con el fino y ancho esternoihoideo, dejando que el entramado deshidradatado de fibras de colágeno que encontraba a mi paso encargado de hacer posible el deslizamiento y la convivencia de las partes, me guiara hasta el tirohioideo, respetando su toma de contacto con el cartílago tiroides donde le seguía el esternotiroideo, quizás, mejor llamarlo “esternoclavículotiroideo” por su fuerte anclaje a lo que quedaba de la cápsula articular allí donde esternón y clavícula se llevan a cabo su encapsulado baile sinovial.

Músculos del cuello. Fuente: www.emaze.com

Músculos del cuello. Fuente: www.emaze.com

 

 

Dejando que el entramado deshidradatado de fibras de colágeno que encontraba a mi paso encargado de hacer posible el deslizamiento y la convivencia de las partes me guiara

 

El esternotiroideo, quizás, mejor llamarlo “esternoclavículotiroideo” por su fuerte anclaje a lo que quedaba de la cápsula articular allí donde esternón y clavícula se llevan a cabo su encapsulado baile sinovial.

 

Al retirar el “esternoclavículotiroideo” entre todas las texturas y mezcla de colores del tejido conectivo del triángulo anterior del cuello dos pequeñas “puntas de flecha” llamaron mi atención. No podía ser, tenía ante mi el Timo. Eran como unas pequeñas orejas que escuchaban lo que pasaba en el exterior. Ya teníamos los brazos viscerales y unas orejas para el corazón. En el día de las vísceras, cuando nos íbamos a adentrar en este espacio tan especial, William nos sorprendía aún más. Gracias man!!

 

Por último apareció el pequeño cricotiroideo que posteriormente se fundía con el constrictor inferior que progresivamente abrazaría al esófago y que estaba envuelto por la capa pre-traqueal (profunda) de la fascia profunda del cuello.

 

Espera Ibai, ten cuidado, no te aceleres que por aquí está la pleura, concretamente la porción que cubre el vértice superior del pulmón (ápex pulmonar)…, seguí con cuidado usando los vasos y nervios como referencia hasta llegar a los músculos escalenos. Impresionante la firmeza de su conexión a la primera y segunda costilla fundiéndose con el periostio.

 

Pleura Apical

 

William nos está llevando por caminos que nunca había recorrido, pero debo reconocer que muchos de los proyectos no serían posibles sin las personas con quienes comparto mesa, un grupo fantástico. Por ejemplo, mientras yo trabajaba en la región infrahioidea, Ana había conseguido algo realmente complejo, pero con determinación y mucho mimo y cariño, nos podía mostrar una ventana costal a la pleura parietal. Las relaciones tan estrechas que hay a este nivel nos hacen pensar que este film que teníamos ante nosotros es inseparable de la fascia endotorácica, que ambas (pleura y fascia) forman una entidad, y es que en realidad, las pleuras son fascias viscerales. Enhorabuena Ana.

 

Con ayuda de un ambu pudimos sentir los movimientos entre pleura parietal y viseceral. Fue como si todo se parara al ver la “respiración” in situ.

 

Por la tarde un proyecto que había empezado 48h antes y había implicado a tres personas se hizo realidad al haber liberado el plexo braquial de ambos lados durante la mañana. Teníamos ante nosotros el envoltorio apendicular de la extremidad superior. Después de diferenciar trapecio, gran dorsal, romboides (escápula incluida), serrato anterior y oblicuo mayor siguiendo un mismo plano fascial y respetando las conexiones fasciales entre cada uno de los elementos que conectan la extremidad superior con con el tronco, pudimos ser más conscientes de la importante relación que existe entre fascia axial y fascia apendicular. Por el momento lo teníamos que dejar, era hora de recoger, ordenar y limpiar el laboratorio. Mañana más.

 

Nuestro día terminó en la playa otra vez, hacía sol y nos atrevimos a entrar en el agua. Un cambio de estado que vino genial.

somanauts at the beach St Andrews

Nos vemos mañana con la fascia axial y todo lo que nos quiera desvelar 😉

El triángulo de Scarpa y el plexo braquial: una ventana fascial a nuestra esencia visceral.

Nuestro viaje a través de la fascia profunda o deep fascia en el sexto día de laboratorio nos llevaba al mundo de los músculos.

 

Empezamos como cada día en nuestro círculo de la mañana donde Gil nos transmitió una idea para mantener el buen nivel de trabajo que llevábamos hasta entonces. De nuevo, paciencia, prisa cero y atención a cada detalle en este territorio en el que a veces es difícil no dejarse llevar por el principio de origen – inserción que hemos tenido que aprender de los atlas de anatomía. La idea era clara, seguir con nuestra línea de respetar y mantener la continuidad para entonces observar, palpar, interpretar, reflexionar y solo entonces diferenciar para avanzar si es necesario.

 

Sus palabras me hicieron pensar en cómo mis padres (San Luis y Santa Elisa) me enseñaron de pequeño a no destrozar el papel de los regalos. Evitar que las ansias hicieran que rompiera algo para conseguir lo que estaba escondido. Estas fueron las primeras lecciones de autocontrol, sembrando la capacidad de observación de los detalles, porque desde el lazo, al color y dibujo del papel, todo era parte del regalo, y ahora, 35 años después soy consciente de ello, o por lo menos soy capaz de darme cuenta. Gracias…

 

Una vez en las mesas dejé que Oliver y Ana continuaran desvelando los secretos de la musculatura abdominal anterolateral a través de sus fascias y aponeurosis lanzando miradas fugaces cada vez que oía un OMG (Oh my Good!) y así no perder detalle desde la región del muslo derecho donde centré mi atención gran parte de la mañana.

 

Usando mis manos y la punta de unas tijeras fui creando espacios entre las diferentes “bolsas” fasciales que envolvían el tejido muscular. Este tejido represente entre un 40-50% del peso de nuestro cuerpo, y entre mis manos, aunque a simple vista no lo podía ver, sabía que se trataba de músculo estriado.

 

Por primera vez en mis disecciones olvidé el reloj para estudiar más en profundidad esta “capa”. Dediqué entonces tiempo a la percepción macroscópica de este tejido pensando en compararlo después con el músculo liso cuando nos adentráramos en el mágico mundo visceral. ¿Sería capaz de percibir algo o iba a ser como la primera vez que pruebas un buen vino en la que los sentidos no son capaces de filtrar y clasificar la información y lo único que sabes decir es: “no se si es bueno, pero está rico”?. No importa, estoy abierto a todo, sin prisas, quiero sentir para poder transmitir. Filosofía slow.

 

En este “viaje miofascial” reafirmé cómo la disposición de los planos fasciales exponía una organización en la que planos finos, densos y fibrosos se alternaban con planos más gruesos y laxos adaptándose y dando respuesta a las demandas funcionales de la región en la que se localizan.

 

Esta disposición, que se repetía a todos los niveles alternando densidades y grosores, es la que permite el deslizamiento de unos planos sobre otros y, por lo tanto, el correcto movimiento y funcionamiento de las estructuras y órganos, bien sean musculares o viscerales, siendo cada un de esos planos fasciales sensible a un estímulo diferente. Es decir, sintonizará y responderá a una frecuencia diferente, en función de su composición, profundidad, etc…

 

Pedí a Ray que me dejara deslizarme por las estructuras de la pierna izquierda. Había diferencia con la derecha (recordad la prótesis de la cadera derecha y el diferente entramado de fibras en la cintila iliotibial), cuando intentaba avanzar, encontraba una resistencia diferente entre ambas. Todavía no encuentro palabras para expresarlo, puede que aún lo esté procesando en mi cabeza, pero el hecho de que tanto el desuso como el sobrepuso afectan al tejido conectivo, se hacía aquí evidente, estaba presente en las extremidades inferiores de William, caos fibrilar organizado vs caos fibrilar desorganizado, alteraciones del movimiento, adaptaciones, cambio, panta rhei.

 

Siguiendo las rutas de la  miofasica en William, los senderos de su fascia profunda me llevaron al triángulo femoral o de Scarpa, un espacio de forma triangular que se localiza en la parte superior e interna del muslo donde el tejido conectivo areolar, los vasos, nervios y ganglios linfáticos son los grandes protagonistas (Contiene a la arteria, la vena y el nervio femoral, además de vasos linfáticos).

 

Su base la forma superiormente el ligamento inguinal, el lado lateral lo forma el borde medial del músculo sartorio, el lado medial lo forma el borde lateral del músculo aductor largo y su vértice está orientado hacia abajo.

 

Triángulo de Scarpa

Triángulo de Scarpa

 

Me veo en la obligación de decir que la definición que acabo de dar es pobre y que desmerece por completo las virtudes del famoso “triángulo torero”.

 

El triángulo de Scarpa es una ventana a nuestra esencia visceral, con nervios, arterias, venas y vasos linfáticos que, arropados por la fascia axial y tejido conectivo (areolar) extraperitoneal se prolongan hasta nuestra anatomía más distal. Os hablo de nuestra extremidad inferior visceral que refuerza, estabiliza, nutre, drena e informa 24h al día, 365 días al año, estemos parados o en movimiento. Tres sistemas interactuando juntos, trabajando en sinergia, conectando nuestro yo más profundo con el yo periférico, nuestro yo visceral con el yo locomotor.

 

Mientras tanto, en otro lugar de la anatomía de William, Patricia y Ana trabajaban estudiando las conexiones fasciales en la fascia apendicular. Sus esfuerzos nos permitieron tomar conciencia como grupo del importante papel que juega el plexo braquial en el movimiento y estabilización de la articulación escapulo-humeral y su relación con el cuello.

 

Plexo braquial

Plexo braquial

 

Teníamos ante nosotros el tracto vascular y nervioso que se continuaba con lo que Marcel Bienfait llama la fascia cérvico-torácico-abdomino-pelviana. Se trataba del sistema suspensorio del suelo pélvico, o mejor dicho, del diafragma pélvico (y del diafragma respiratorio), entendiendo cómo tanto la posición de nuestros hombros, como la tensión de la mandíbula y los patrones respiratorios son factores estrechamente relacionados. La anatomía de William no podía ser más explícita, ahora nuestra tarea era sacar partido de lo que nos mostraba.

 

De nuevo una nos enfrentábamos a un divide et impera si queríamos estudiar ese sistema suspensorio del suelo pélvico y dibujar los brazos viscerales de William. Liberando la clavícula del esternón Patricia y Ana pudieron abordar este trabajo de chinos, teniendo que para a las cinco para nuestro té.

 

Por la noche, celebramos la 2015 Somanaut Community Dinner con el clásico Ceilidh Dance en Forgan’s.

 

IMG_8354 IMG_8355 IMG_8356 IMG_8357

 

Mañana seguiremos nuestra aventura fascial, culminando algunos proyectos e iniciando nuevos, como siempre a la hora del té 😉

 

Os espero

Viajar por la fascia profunda y estudiar la anatomía fascial del pene. St Andrews Intensive Dissection Workshop 2015

Ayer llegamos al día cuatro de nuestro viaje. y a diferencia de otros años, saber que aún nos quedan 6 días en el laboratorio nos hace estar mas relajados, tomando tiempo para echar un vistazo y hablar con las personas de otros grupos, de sus sensaciones trabajando en cada uno de los planos.

 

Puede que os estéis preguntando qué pasó con el proyecto de la fascia superficial, si por fin conseguimos ese traje de fascia superficial junto al traje epidérmico de William… Pues si, ¡prueba superada!.

 

Ayer tuvimos la gran oportunidad de ver tres mesas juntas que nos mostraban un la forma de William en tres dimensiones. Habíamos creado una visión de los órganos que forman el sistema de comunicación más primario que podamos imaginar. Entre la piel y la fascia profunda teníamos una mesa con  el órgano de la forma, de los sentimientos, de las emociones. Es a través de esta “capa” que conectamos con los otros, no solo a través del tacto, sino con el magnetismo, las frecuencias y el instinto. Recuerda, el sistema de comunicación más antiguo en el que interactúan otros sistemas como el vascular y el nervioso, la matriz viva

 

Estoy orgulloso de mis compañeros y tan profundamente agradecido a William por darnos esta oportunidad de poder ver, sentir y aprender a través de la clase magistral de anatomía que nos está dando. Ojalá pudiera haberte conocido William, mirarte a los ojos, escuchar tu voz narrando la historia que aquí leemos en un papel. Soy consciente de que no puede ser, nuestras historias se cruzan en un lugar donde seré yo quien haga valer cada letra de esa historial, quien rendirá tributo haciendo que cada detalle de lo que me cuentes se inmortalice en mis sentidos y entonces compartirlo desde el corazón con el mundo en señal de respeto.

 

Ojalá pudiera haberte conocido William, mirarte a los ojos, escuchar tu voz narrando la historia que aquí leemos en un papel (…) nuestras historias se cruzan en un lugar donde seré yo quien haga valer cada letra de esa historial, quien rendirá tributo haciendo que cada detalle de lo que me cuentes se inmortalice en mis sentidos y entonces compartirlo desde el corazón con el mundo en señal de respeto

 

En ese momento, mientras observábamos nuestro trabajo alguien en nuestro grupo empezó a llorar. Como en un organismo, no hicimos preguntas, tan solo nos acercamos, nos hicimos uno expresando sin palabras un “you will never walk alone” como diría mi amigo Rafa Oliva (un abrazo desde aquí amigo). Ya son cuatro días viajando juntos, riendo juntos, viviendo juntos y disfrutando de la anatomía juntos. Esto tan solo es una maniobra de búsqueda de la homeostasis a través del contacto, usando la comunicación a través de los niveles que William nos acababa de mostrar.

 

Esa misma mañana,también tuvimos un momento de risas, hasta el punto de tener que poner atención en el control de nuestros esfínteres. El caso es que mientras que despejábamos la fascia profunda de  los pequeños restos de fascia superficial que habían quedado adheridos en el proceso de separación,  llegó el momento de “despejar” la zona del pene. Nadie se decidía, así que Oliver y yo nos pusimos manos a la obra, cada uno con un testículo y podéis imaginar que el tema de conversación pasó a ser automáticamente sexo, anatomía y rock & roll. El concepto de “despejar” pasó a ser liberar, y como nuestro amigo se llama William, acabamos riendo juntos con el título de una película en la cabeza: “Liberad a Willy”.

 

Liberando o despejando (esto ya lo dejo al gusto del lector) descubrimos primero uno de los dos ligamentos que se insertan en la fascia profunda del pene: el ligamiento fundiforme y sus conexiones de continuidad con la linea alba y la fascia de Scarpa en la región infraumbilical. Nos llamó mucho la atención la linea alba de William, tanta separación… Será interesante su estudio y análisis.  A continuación encontramos el ligamento suspensorio del pene que se interpuso en nuestro camino en un nivel más profundo, continuándose con la sínfisis del pubis (algo que todavía estaba algo escondido para nosotros).

 

Anatomía del pene y sus fascias. Fuente: Encyclopedia Britannica Inc (2008)

 

Oliver me dijo: “fíjate gran entramado de nervios y vasos que acompañan y envuelven a cada uno de los testículos”. Es cierto, junto con la fascia de dartos y el cremaster (que seguiremos hasta el transverso si es posible) se crea un entramado biotenségrico perfecto para la suspensión y adaptación al movimiento.

The scrotum, muscle layer and contents. By OpenStax College [CC BY 3.0], via Wikimedia Commons

Fruto de un pequeño corte con el bisturí en alguna parte (de lo que no fuimos conscientes) o puede que el karma en el laboratorio, quiso ponernos en nuestro sitio por la broma de Willy con un  un squirt que nos dejo a todos boquiabiertos hasta que nos dimos cuenta de qué era y volvimos a reir.

 

Por la tarde dedicamos mucho tiempo a descubrir estudiar la fascia toracolumbar en busca de conexiones, pero el esta vez no pudo ser y hay que respetar lo que William nos quiera enseñar, otra vez será. Lo importante aquí es que  no es tiempo perdido, sino tiempo invertido en reconocer que es fascia profunda y qué no lo es, en ser consciente de que no hay un principio y un fin en el tejido fascial. Nosotros lo creamos a partir de los conocimientos que ya tenemos, y muchas veces lo que queremos ver. Por eso es importante parar, reflexionar y cuestionarse lo que se está haciendo y el camino a seguir.

 

A cambio William  nos regaló una clara imagen de la continuidad entre la fascia del obturador interno y la lámina profunda de la fascia profunda del glúteo mayor. Esto dejó una pregunta en el aire: ¿qué ocurre en el el suelo pélvico cuando un tenemos un glúteo hipertónico?, pero esto es algo que muchas personas prefieren no ver. Este es un tema que daría para hablar horas, así que de momento dejémoslo estar y recordemos su continuidad con la pelvis profunda.

(…) la continuidad entre la fascia del obturador interno y la lámina profunda de la fascia profunda del glúteo mayor (…) ¿qué ocurre (entonces) en el el suelo pélvico cuando un tenemos un glúteo hipertónico?, pero esto es algo que muchas personas prefieren no ver.

No se puede pedir más a un día en el laboratorio. Después, despejando cuerpo y mente acompañados por el sol que iluminó unas horas las calles de St Andrews, disfrutamos de una interesante discusión sobre la importancia y diferencias de presión entre los diferentes métodos de trabajo. Estábamos de acuerdo en el concepto de con menos se puede lograr mucho más, pero para ello es necesario que quien aplique la liberación fascial o autoliberación miofascial, sea capaz de entablar un diálogo con su propio cuerpo, escuchar lo que le quiere decir para poder aportar lo que este necesita y solo entonces aparecerán los buenos resultados, porque esto de las fascias, ni es magia, ni tampoco es cuestión de fe, tan solo es necesario aprender a escuchar el cuerpo

Es necesario que quien aplique la liberación fascial o autoliberación miofascial, sea capaz de entablar un diálogo con su propio cuerpo, escuchar lo que le quiere decir para poder aportar lo que este necesita y solo entonces aparecerán los buenos resultados, porque esto de las fascias, ni es magia, ni tampoco es cuestión de fe, tan solo es necesario aprender a escuchar el cuerpo…

Descubriendo los secretos de St Andrews

Disfrutad de esta tarde de viernes que mis fascias os esperan mañana con nuevas historias y una taza de té 😉

 

 

Llegar a la fascia profunda a través de la fascia superficial y ver las huellas de la vida en el cuerpo. St Andrews Intensive Dissection Workshop 2015

Nuestra tercera jornada en el laboratorio empezó como otros días, dedicando una hora a compartir las sensaciones, emociones y reflexiones del día anterior. Algo insignificante pero que con la fatiga de los días se volverá en algo necesario, una válvula de escape, como los paseos por la playa para sentir la arena en los pies o quedarse en silencio observando la belleza de las hojas de un árbol moviéndose al son del viento.

 

Nuestros compañeros de Israel quisieron regalarnos un momento de “state change” conectando un reproductor de música a los altavoces del laboratorio y hacer sonar Happy de Pharrell Williams antes de volver a las mesas para continuar con nuestros proyectos.

 

It might seem crazy what I’m about to say

Sunshine she’s here, you can take a break

I’m a hot air balloon that could go to space

With the air, like I don’t care baby by the way

Because I’m happy…

 

Fue genial, todos movilizando nuestras fascias con las batas puestas, dando palmadas, deslizando fascia superficial sobre profunda… más divertido imposible. Gilad y Yosefa consiguieron elevar el nivel de motivación del grupo y hacernos sentir más Happy y con ganas de superarnos.

 

Una vez reorganizado en las mesas, con la sonrisa todavía en los labios, continuamos con el nuevo proyecto que iniciamos la tarde del día anterior. Nos organizarmos para seguir respetando y manteniendo la continuidad en el panículo adiposo de William, la realidad de ese traje de emociones, la historia de una vida escrita en su tejido conectivo areolar, la capa fascial más externa, por la que viajan vasos sanguíneos, vasos linfáticos y nervios, comunicándose con el exterior y registrando toda la información del entorno que nos rodea, una matriz viva, con memoria y que además es órgano endocrino…

 

Cada mesa sigue un método de disección diferente porque cuando trabajamos de forma integral, como es la Anatomía Integral de Gil Hedley, será la forma que esta en la mesa la que marcará las pautas de trabajo, las líneas a seguir, el orden de los pasos, y solo la destreza y el saber interpretar el lenguaje de los tejidos hará posible la consecución de los objetivos.

 

Cuando trabajamos de forma integral, como es la Anatomía Integral de Gil Hedley, será la forma que esta en la mesa la que marcará las pautas de trabajo, las líneas a seguir, el orden de los pasos, y solo la destreza y el saber interpretar el lenguaje de los tejidos hará posible la consecución de los objetivos

 

Puede que a pesar de “escuchar y leer” el lenguaje las prisas aceleren los movimientos de manos y escalpelos. Si es así, en la mayoría de los casos destruiremos la continuidad, y es que la conexión en muchos puntos es sutil, efímera, imperceptible a los ojos no entrenados. Es por eso que vuelvo al laboratorio año tras año, y cada vez aprendo algo nuevo, soy consciente de lo que mis ojos no habían podido ver una y otra vez cuando algo llama mi atención. En ese caso, ser capaz de parar, no pasar de largo, dejar por un momento todo y observar, pensar y decidir por donde seguir el viaje es algo elemental. Keep Calm and Dissect.

 

keep_calm_and_dissect__by_miki_ran_su-d641upa

 

En nuestra mesa, la número 9 con William como capitán del barco, el hecho de diferenciar la fascia superficial de la profunda intentando mantener este órgano lo más intacto posible hizo que nos percatáramos en la diferencia que había entre el lado derecho y el izquierdo.

 

“¿Por qué tanta diferencia?” – nos preguntamos.

 

“¡La prótesis en la cadera!” – Dijo Ana

 

“Fijaros en cómo toda la estructura esta desplazada hacia el lado izquierdo” – Dijo Patricia.

 

“Claro, el resultado de años cargando todo su peso hacia el lado izquierdo” – Dijo Ray al tiempo que yo representaba la posición con mi cuerpo.

 

Pero esta adaptación la vimos en el momento que retiramos la fascia superficial. Antes, el traje de tejido conectivo areolar de William, nos mostraba algo diferente, normalidad absoluta gracias a, como pude observar este mismo año en el laboratorio de Dundee , “la presencia de todo un entramado de pequeños vasos sanguíneos, terminaciones nerviosas así como vasos linfáticos en la fascia superficialis (tela subcutánea) que ayudan a la dermis, descrita clásicamente como un lecho denso de tejido conjuntivo vascular con arquitectura tridimensional en la que fibras elásticas y de colágeno de los retináculi cutis junto con los elementos vasculares, linfáticos y nerviosos, interactúan para ayudar mantener la forma de nuestro órgano más extenso a la vez que relacionan, equilibran y reflejan tensiones internas y externas. Una barrera mecánica permeable que aporta adaptabilidad externa a una realidad dinámica interna global y cambiante.”

 

Llamativo y curioso fue ver cómo el lado izquierdo, marcado por el tejido cicatrizado era más firme, más denso, más resistente a la vez que mostraba las clásicas adherencias y densificaciones ínter e intrafasciales mientras que el lado izquierdo era más fino pero reforzado por una capa más gruesa y compacta de tejido adiposo y fibras de colágeno, la llamaré la fascia periglútea ya que me recordaba totalmente a la fascia perirrenal.

 

Pero durante la tarde algo llamó mi atención el la mesa de Angelica. Su grupo había llegado a la zona pectoral y habían expuesto una de las prótesis. ¿Cómo describirlo?, había tanta información que recoger en aquel momento que opté por hacer un dibujo que señalara los detalles, como la reseña de una vía de escalada.

 

Hasta la fecha había podido ver dos marcapasos y un reservorio. Todos coincidían en algo, el cuerpo los había encapsulado, concretamente, una lámina de fascia profunda los envolvía, como queriendo sujetarlos al plano subyacente.

 

En este caso, la prótesis del pecho de Angelica presentaba un doble encapsulamiento. Creemos que por el peso y volumen del implante, encontramos una lámina de tejido conectivo que presentaba una organización de las fibras que lo componían totalmente diferente a la que encontramos en otras áreas de la fascia profunda. Una especie de sostén natural, sin tirantes, perfecto para un escote palabra de honor. Una vez más la naturaleza y el cuerpo humano nos daba una lección en lo que adaptación al cambio se refiere. Pero curiosamente, a raíz de esto, debemos reflexionar sobre el hecho de que el ser humano es la única especie que se aplica cambios al gusto del consumidor, que se retoca, forzando adaptaciones en el organismo para las que quizás nuestra estructura no esté preparada con el consecuente dolor local o referido. ¿Hasta qué punto para estar bella hay que ver las estrellas?…

 

Disección del implante de mamas. Dibujo: Ibai lopez

Disección del implante de mamas. Dibujo: Ibai lopez

 

(…) debemos reflexionar sobre el hecho de que el ser humano es la única especie que se aplica cambios al gusto del consumidor, que se retoca, forzando adaptaciones en el organismo para las que quizás nuestra estructura no esté preparada con el consecuente dolor local o referido. ¿Hasta qué punto para estar bella hay que ver las estrellas?…

 

Ese envoltorio extra, no era otra cosa que tejido cicatrizado, un refuerzo para el nuevo volumen, sí, pero no deja de ser tejido de una cicatriz y una adaptación funcional, un engrosamiento que afectará a la postura, respiración, oxigenación de los tejidos y al movimiento tanto local como global. Que movida esto de “recauchutar” los pechos.

 

Hablando de la respiración, de la musculatura de intercostal y de la fascia que rodea estos músculos, nuestros ojos captaron otro matiz, se trataba de la “huella” de la prótesis sobre la fascia axial en la región costal. Puede que sea fruto del proceso de embalsamamiento o puede que no, pero el hecho es que los tejidos no habían dejado pasar por alto esto, creando una superficie rugosa, donde la organización de las fibras de colgaron de la fascia profunda, tampoco era como all donde no había prótesis. ¿Una adaptación fruto de alteración mecánica tal vez?, no podemos afirmar ni negar nada, solo hemos visto esto una vez y esto solo es suficiente para hacernos pensar, meditar al respecto y esperar a tener otra oportunidad.

 

Cuando volvimos a nuestra mesa, dedicamos el resto de la tarde al proyecto en la fascia superficial de William. Dimos el máximo con nuestras inexpertas manos, pero aunque la región dorsal no fue trabajo fácil, dejamos la tarea casi resuelta para la mañana. ¿Conseguiremos ese traje de fascia superficial junto al traje epidérmico de William?. Paciencia, y como decía antes, keep calm and dissect.

 

Para terminar el día Kelly, Lori, Oliver, Marcin, Marty y un servidor, en vez del clásico  Fish & Chips, hicimos un Chips, Cheese & Beer en el muelle de St Andrews, esquivando gaviotas y disfrutando del momento.

Cheese, chips & beer port St Andrews 1 Cheese, chips & beer port St Andrews 3 Cheese, chips & beer port St Andrews 2

Os espero mañana con más fascia en otra entrega a la hora del té 😉 .

FASCIA PROFUNDA, MÚSCULO Y MÁS: Intensive Dissection Workshop (Edimburgo 07.2013)

“You are in Heaven heare” me dijo ayer por la tarde Chris (para quién esto no es nuevo, porque es la  quinta vez que viene a los Intensive Dissection Workshops de Gil Hedley y tengo la suerte de compartir mesa con él).


Heaven, I’m in Heaven, NA,NA,NA,NA,NA,NA,NA,NA,NA,NA 


Me pasé tarareando la canción el resto de la tarde mientras anotaba los detales de la intesa tercera jornada.


Fue un día muy productivo, en el que trabajamos siete horas sin muchos descansos. 


Desde el momento en que nos pusimos delante de la mesa con Joy, es como si algo nos impidiera separarnos de ella. Tiene tanto que contarnos…


Trabajando en la dissección, la abstracción es total. O por lo menos así lo viví yo, que a la hora de repartir los puestos me dije:


“No vayas a por lo fácil, a por lo que ya conoces y sobre lo que has pasado horas y horas leyendo. Arriésgate y sal de tu zona de confort para descubrir algo”


Así lo hice y al pensarlo se me saltan las lágrimas (no es coña). Pasé toda la mañana sobre la cara y parte anterior del cuello de Joy. Fue un trabajo minucioso y por la tarde pude notar la fatiga en los antebrazos y las manos.

Antes de hacer ninguna carnicería, dediqué unos minutos a revisar las regiones que iba a diseccionar en los atlas de anatomía que circulaban por el laboratorio.


Una vez visualizado el mapa y con el plan de ruta en la cabeza, le pedí a Michael el bisturí y las pinzas hemostáticas.


“Bueno Joy – dije – vamos a hacer esto bien, muy bien” 


  • Primero apareció el cartílago de su nariz, color berenjena, que parecía decir: ¡¿Cómo?!, ¡¿Quién está ahí?!.
  • Separé sus músculos faciales, y bajo la membrana que cubría el lado derecho apareció la fascia temporal, como aparece una concha en la playa después de una ola. Precioso color nacar, brillante.¡Whao!

  • A continuación bajando en linea tuve mucho cuidado en no separar el masetero, que al verlo con la mandíbula cerrada de Joy, me recordó a una maza.


Hago memoria, pienso si ya he encontrado todo lo que quería o creía que iba a encontrar. Entonces, ¡Bingo!, un flash de la glándula parótida viene a mi cabeza. 


¿Por qué ella, puede que te preguntes?. Pues para empezar porque la mayoría de las veces que vemos una imagen del cráneo nos la han quitado poruqe estorba para ver lo que ella esconde.


No se el tiempo que pude pasar con ella, aplicando pequeños cortes para no dañar todo lo que había alrededor compartiendo espacio. Era nustra primera y única cita. Yo quería causar una buena impresión, y que nos conociéramos a fondo.


La glándula parótida de Joy me contó cómo abrazaba a la arteria carórtida externa. Me hablo de sus caricias con la vena retromandibular y de los largos y apasionados encuentros de las tres con el nervio facial (VII) en el día a día de Joy, con cada palabra, al masticar, al vostezar antes de ir a dormir…, ¡Whao!


Aquí os dejo una imagen de GRAY para que podáis visualizar mejor lo que os acabo de contar.


Diseccionando, diseccionando, me encontré un ECOM (Esterno Cleido Occípito Mastoideo) y me dije: “vamos a ver si es cierto esto que cuentan de este Señor”.


Fiel a su definición, me demostró cómo para poder conectar la parte anterior del tronco con la parte posterior de la cabeza en sentido oblicuo, tienes que hacerlo con unos buenos anclajes como la apófisis mastoides, el occipital, cláramente el esternón y una evidente división de tareas gracias a sus raíces en la clavícula. Me hizo pensar a as cuerdas maromas que amarran los barrcos en puerto.


Por la tarde dimos la vuelta a Joy.


Ahora si que tenía una predilección, quería trabajar la región de los glúteos y el sacro.


Un proyecto ambicioso para las tres horas que nos quedaban. 


Chris y yo, uno en cada nalga empezamos la aventura bajo la atenta mirada de Andrea que bajo ningún concepto quería que confundiéramos el nervio ciático y lo cortáramos. Y es que aquí no es como en los atlas de anatomía, que viene pintado de amarillo para saber quién es quién ;-).


Pués bién, el glúteo mayor de Joy resultó ser un doble cuarto de libra.


Al separarlo dije: “pero mira a quién tenemos aquí” (bueno, la verdad es que no fue así, esto lo hago para resumir y evitar explicar los veinte minutos que pasé limpiando delicadamente la zona para aclarar un poco las cosas).


Más bien fue así:


Primero: “¿Pero qué cojones es esto?!!!”


20 minutos después: “¡Pero mira a quién tenemos aquí!”


La sensación de confusión es buena, es mejor que tener una idea equivocada. Deja paso a la luz, con la que pacientemente hice aparecer al glúteo medio, glúteo menor y piramidal.


Recordías que en el post sobre el piramidal y el nervio ciático os dije que que las raíces del nervio ciático se sitúan dentro de la aponeurosis del músculo piriforme…¡¡PUES LO PUDE VER !!


¡WHAO!¡WHAO!¡WHAO!¡WHAO!¡WHAO!¡WHAO!¡WHAO!


Terminé la tarde junto a Chris explorando mano a mano, descubriendo la realidad de Joy, que es muy parecida en cada uno de nosotros, pero diferente en todos a la vez. ¿No es algo maravilloso?


Debo decir que gracias al trabajo de mis compañeros pude apreciar la superposición de las capas e nivel abdominal, los músculos que forman los diferentes compartimentos de la pierna, así como los diferentes músculos del muslo. Buff!! GRACIAS EQUIPO.

Un abrazo y hasta la próxima entrega… (a la hora del té)

SEPARANDO LA FASCIA SUPERFICIAL DE LA FASCIA PROFUNDA: Intensive Dissection Workshop (Edimburgo 07.2013)


9:00 bata puesta y todo el grupo listo para comentar la experiencia del día anterior. Comentar las sensaciones y las diferentes impresiones de primer día del programa. 



¿Qué pensabas, que llegamos al laboratorio con el escalpelo entre los dientes dispuestos a cortar lo que se nos ponga por delante?.

De eso nada, necesitamos nuestro tiempo fuera de la mesa de disección para poder compartir lo que hemos visto, tocado, sentido.

Ayer separamos la fascia superficial. Esa parte de color amarillo que hicimos aparecer al diferenciar la piel. 


Referirnos así a ella es como despreciarla. Es como llamarla grasa o tejido adiposo, sin más. Para nada mis queridos amantes de la anatomía humana.


Cuando tocamos a una persona, cuando nos tocan, es la piel y la fascia superficial quien recibe y transmite ese contacto. Es un órgano en sí mismo.


Cuando nos movemos, cuando hacemos que una persona se mueva, es esa «red interminable»  (The Endless Web que dirian Schultz y Feitis. Libro que os recomiendo si queréis adentraros en el mundo de la fascia) la que se adapta y permite que eso ocurra.



Y es que, no es a base de estirar que vamos a ser más flexibles.

Es a base de movernos que nuestros tejidos estarán más hidratados.


Habrá mas fibroblastos en la zona y entonces seremos más flexibles.

Podríamos decir de la fascia profunda que es una gran glándula endocrina, la más grande del cuerpo. 

Sin embargo muchas veces solo pensamos en ella como algo estético. Y nosotros, profesionales del ejercicio para la salud somos los primeros que deberíamos reconocer su importante papel en el organismo, porque sólo así, desde el conocimiento seremos capaces de hacer entender a nuestros alumnos que la cantidad de este tejido en el cuerpo debe ser proporcional a nuestra altura, y que como todo, en exceso, no deja que el organismo funcione correctamente, mientras que en defecto puede traer otro tipo de problemas.


Pero no acaba ahí. Si eres fisioterapeuta, es la fascia superficial sobre la que trabajas. Y esta transmite y cambia su estado y relación con respecto a la fascia profunda y los músculos. Saber cómo esta capa es más gruesa en unas zonas que en otras, cómo varía de unas personas a otras, te ayudará a mejorar tu «Touch» y no tener que realizar simples vivisecciones a las que llamar masaje o tratamiento pero que en realidad son un defecto de forma porque seguro que tu objetivo es mejorar al paciente.


Separar la fascia superficial deja a la vista la fascia profunda y a través de ella pudimos ver el músculo.

¿Qué se siente?. Cada segundo tienes la sensación de descubrir algo. Y en realidad es así, porque estamos haciendo anatomía con estos cuatro cuerpos. La primera vez (y la única) que se hará anatomia con ellos. 


La impresión que tengo al hacer esto es que no esta todo escrito, que todo no esta descubierto.

Suena un poco engreído, pero la realidad es que sólo con esa actitud, infantil en cuanto a la ingenuidad, pero con la mente abierta a la evidencia es como se aprende, y es así como desde hace años han llegado los descubrimientos. Gracias a personas que aún teniendo muchos conocimientos, al descubrir algo nuevo no lo negaban, sino que utilizaban lo que habían aprendido para poder explicar el por qué al resto.


Esto me hace pensar a una frase que utiliza la marca de ropa y equipamiento de montaña The North Face®: «Never stop Exploring®« y a la que yo añadiría la de «Never stop Learning».


Y eso hice durante el día de ayer. Segunda jornada en la que invertimos 8 horas los 8 miembros del grupo para hacer ver la luz a la fascia profunda de Joy que nos permitió: 


  1. Comprobar la forma y textura de la fascia superficial una vez separada del cuerpo.
  2. Comprobar el peso de la fascia superficial (y os prometo que: la parte correspondiente al lado derecho del abdomen de Joy eran unos 4 kilos; la del izquierdo nos pareció a todos un poco menos pesada; y que levantar la pieza de fascia superficial de la pierna derecha que conseguimos separar de una sola pieza era como levantar una alfombra de esas de pelo que son más pesadas que un cerdo en la ceja).
  3. Poder ver como había cicatrizado la operación de masectomización de sus dos pechos.
Para que os hagáis una idea, imaginad cuanto puede pesar una chaqueta de este tipo…, y ahora calcula 2 ó 3 chaquetas juntas.



Yo no pude evitar colocarme la pieza del abdomen, como sí fuera un delantal y esto me ayudó a entender como varía el centro de gravedad y la postura si queremos sujetar esos kilos de más ( y eso que sólo era un lado). 


A las 16:30 pudimos ver a la nueva Joy, «Deep Fascia Joy», que nos hizo ver que a pesar de las grandes piernas que palpamos el primer día, su fascia profunda escondía una musculatura débil y muy poco tónica.




Y como guinda para terminar el día Gil diseccionó el clítoris de Isadora. Explicó tantas cosas según iba diseccionando que necesitaría otra semana de entradas en el blog solo para explicar una cuarta parte de lo que nos contó. 

 ¿Qué nos enseñará la fascia profunda de Joy?, ¿Y la de sus compañeras/o de laboratorio?


Hasta la próxima entrega… (a la hora del té).