Prepara tejidos antes de movilizar la miofascia

Preparar los tejidos facilitará el trabajo de los “huesos respiratorios”, una actividad que va más allá de una mera movilidad torácica

Trabajar la fascia y movilizar la miofascia es muy interesante. No obstante, como profesionales de la actividad física con conocimientos sobre la el valor de la preparación al movimiento y la importancia de los procesos de regeneración de los tejidos: ¿preparas esos tejidos antes de abordar un trabajo de movilidad torácica o vas directamente al ejercicio de última generación en base a conexiones fasciales olvidando la fisiología del tejido en cuestión?.

-Preparar los tejidos facilitará el trabajo de movilidad torácica mediante conexiones fasciales-

Recuerda que todas nuestras técnicas y métodos tan solo son medios de ayuda para que el organismo alcance por si mismo el equilibrio, y que esto a su vez favorezca la homeostasis.

El equilibrio lo consigue el propio cuerpo, no se lo da un ejercicio, siendo éste tan solo un estímulo que según la fisiopatología del tejido será efectivo o no en función de cuándo, cómo o dónde se aplique (de ahí la importancia de un abordaje mulltidisciplinar en los procesos de recuperación FUNCIONAL).

¿Conoces los efectos secundarios cuando tenemos un patrón respiratorio alterado?



¿Conoces los efectos secundarios cuando tenemos un patrón respiratorio alterado?

Te cuento: 

Hoy en día vivimos clavados en nuestros asientos, esclavos del teclado y sometidos a unos niveles de estrés cada vez más grandes. Este estado nos «hunde» sobre el compartimento abdominal, donde encontramos un asiento visceral muy cómodo para pasar horas y horas. Nos adaptamos, nos acomodamos, y no somos conscientes de los efectos fisiológicos y estructurales que esto supone.

Un hundimiento de la caja torácica va acompañado de una una respiración torácica alta, corta y acelerada, que aumenta la oxigenación y por lo tanto una alcalosis respiratoria debida a un estado de hiperventilación constante.

Un pequeño cambio en el pH (de 7,4 a 7,5) genera grandes desequilibrios como espasmos y dolores musculares (prepara el terreno para la aparición de puntos gatillo en cuello y hombros), o la aparición de infecciones de orina o irritación de las vías respiratorias

Este tipo de respiración al no utilizar de forma correcta el diafragma (contracciones cortas y rápidas) lo debilita y la musculatura intercostal junto con los músculos accesorios de la respiración aumentan su tonicidad lo que nos encierra en un círculo vicioso en el que es necesario RE-APRENDER A RESPIRAR.

¿Te ánimas a descubrir esto y más?

Os espero en Lizaso los días 4,5 y 6 de Abril.
PLAZAS LIMITADAS!